Sistema de mercados

En varias ciudades del norte del país, las autoridades seccionales han considerado impulsar acciones para llevar adelante un enfoque sobre lo que significa un moderno sistema de mercados. El tema es polémico, pero importante. Ahí existe un elemento protagónico que está directamente vinculado con este proceso.

Son los comerciantes, quienes tienen que ser claramente informados para que no existan luego tergiversaciones que conlleven a un fracaso de la propuesta, la misma que es significativa y obviamente costosa. Los mercados, quizá se han transformado en una especie de “piedra en el zapato” de las administraciones municipales que buscan mejorar (ese debe ser el propósito) el sitio a donde acuden los ciudadanos para la compra y venta de productos. Como es lógico, todos deseamos tener un sitio de expendio que sea cómodo, elegante, ordenado y limpio y en donde se expendan productos de calidad y a buenos precios. Los comerciantes deben apoyar estas iniciativas porque les va a beneficiar a ellos mismos. Es posible que en la parte inicial haya inconvenientes y hasta pérdidas, pero ese costo, con seguridad, será recuperado cuando haya un sitio seguro en donde se realice el comercio. El diálogo que no debe agotarse y las claras explicaciones son vitales en el proceso.