Sindicalistas tildan de “limosna” el alza salarial de 6 dólares en Ecuador

Quito.- El Gobierno ecuatoriano anunció el último viernes un incremento de 6 dólares al salario básico unificado (SBU), decisión criticada por los sindicatos, que consideran que se trata de una “limosna”.

Con el alza, el salario básico unificado será de 400 dólares a partir del próximo 1 de enero.

En un comunicado, el Ministerio de Trabajo indicó que se adoptó la decisión “considerando los índices económicos y precautelando los intereses de los trabajadores y empleados”.

La decisión la debió adoptar el Gobierno después de que el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios (CNTS) no logró hoy durante su última sesión un acuerdo sobre el aumento.

Rodrigo Gómez de la Torre, vocero de los empleadores, había anticipado que debido a la inflación el aumento del SBU no debería ser mayor a los 3,30 dólares.

“Lo que debería el Gobierno es apegarse a derecho, apegarse a la ley, lo que es una inflación proyectada del 0,84 por ciento”, explicó De la Torre previamente al especular sobre el alcance del alza del SBU.

El representante también manifestó que la expectativa del sector trabajador “no recoge la realidad de más de un 60 por ciento de la población económicamente activa que no tiene empleo” y subrayó que la “situación del país es crítica”.

Pero el presidente de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), Edgar Sarango, había advertido que un “incremento en ese sentido” no beneficiaba a los trabajadores y constituiría “una burla”.

Según Sanrango, se esperaba que la alza para el año entrante fuese de 15 dólares, y expresó su esperanza de que el Gobierno “en su sensibilidad” se “ponga del lado de los trabajadores” para poder llegar a un acuerdo sobre el SBU.

Actualmente, el SBU en Ecuador es de 394 dólares después de que en 2018 el entonces ministro de trabajo, Raúl Ledesma, oficializara un alza de 8 dólares respecto al salario anterior.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que agrupa a varias organizaciones sindicales, cuestionó la decisión anunciada este viernes y apuntó en un comunicado que 2019 ha sido “el año más caro para vivir” y termina “con el aumento de salario más bajo que el año anterior, así se pretende manejar la economía del país, con una limosna de 6 dólares para el pueblo”.

“Es claro que mientras no mejore la economía del país, no se puede generar empleo. Con salarios dignos, el país genera una dinámica de compra y venta, que aporta a todos los sectores económicos”, reza el escrito.

Y adelanta que estarán “vigilantes de las medidas que se tomen en el año venidero, el cual se proyecta como uno de los más difíciles para los ecuatorianos”.