Sin presupuesto para subsidio

subsidioÁlvaro Castillo, alcalde de Ibarra, informó que la municipalidad no tiene presupuesto para asumir el subsidio del transporte urbano del cantón. Sin embargo, se contrató una consultora que, con base en un estudio técnico, determinará si se debe alzar el valor del pasaje en este tipo de transporte.

situación. En vista de que ya otros municipios del país han asumido el subsidio en el transporte urbano de cada cantón, los transportistas de Ibarra esperan una respuesta del alcalde de esta ciudad sobre este tema.
Loja que fue el primer municipio en asumir el subsidio subió su tarifa de 25 centavos a 30, y en el caso de tercera edad y discapacitados la tarifa aumentó de 12 a 15 centavos. Esto a cambio de una mejora en la atención del transporte urbano y una adecuación al 100% de las unidades de transporte.
Pablo Ruiz, presidente de la cooperativa 28 de Septiembre, considera que debe haber un aumento a la tarifa del pasaje de transporte urbano ya que desde hace casi 13 años se fijó la última tarifa y los costos de mantenimiento de las unidades han cambiado de ese tiempo para acá.

unidades. La Cooperativa 28 de Septiembre tiene 160 unidades y la Cooperativa San Miguel de Ibarra cuenta con 127 buses. Según Ruiz estas unidades han sido reemplazadas por unidades en mejor estado. “No se puede adquirir unidades nuevas ya que no es rentable en la ciudad por los costos que ingresan del pasaje que no representan el gasto de inversión. Pero no es que se compran unidades viejas, que se tenga claro. En Quito es rentable comprar una unidad nueva, la misma que la venden después de casi 4 años de uso a menor precio. Nosotros adquirimos esas unidades”, manifestó.
Según la ley que regula el transporte urbano la vida útil de una unidad es de 20 años. En Ibarra, las cooperativas tienen unidades con un tiempo de uso que va de entre 12 a 15 años.

servicio. Según los transportistas ellos han mejorado sus unidades en varios aspectos. Ruiz indicó que los buses que vienen a circular en la ciudad tienen que ser homologados, tener asientos de fibra de plástico, puertas amplias y otras características. Además cada unidad de transporte ahora cuenta con un sistema de GPS para controlar el tiempo en llegar y permanecer en cada parada. Esto sustituye a las tarjetas físicas que antes se controlaban mediante un reloj en cada parada. “Estamos listos para aplicar el contador de pasajeros, que es una fase para entrar en la caja común”, agregó el dirigente de transporte.

municipio. Por su parte, Álvaro Castillo informó que la municipalidad contrató una consultoría para realizar el estudio técnico con una metodología de cálculo que fijó la Agencia Nacional de Tránsito para los buses y para los taxis. Es posible que los resultados de este estudio estén listos para febrero. Sin embargo, Castillo ya anunció que “no tenemos presupuesto para el subsidio en el transporte”.
“Con los resultados nos reuniremos con los transportistas”, enfatizó el burgomaestre.