Sin autoridades durante la celebración de la comunidad

Hay indignación en la ciudadanía debido a la falta de atención y acción de autoridades ante las fiestas y aglomeraciones generadas en la comunidad de Huayco Pungo.

En la comunidad se celebró la festividad de Hatun Kuraka Raymi, la cual consta de una serie de eventos culturales y el campeonato indígena de fútbol.

Esta celebración comenzó el 17 de enero, desde entonces, los partidos de fútbol y las diferentes fiestas que se han venido desarrollando han causado gran reproche por personas tomando en la vía pública, aglomeraciones y el irrespeto a las medidas de bioseguridad, sin embargo, existe más críticas ante las autoridades por permitir estas acciones.

El 24 de enero terminó la celebración y se realizó una gran fiesta. Decenas de personas bailando, ingiriendo alcohol y disfrutando de las presentaciones musicales se evidencian en fotos y vídeos, mismos que han causado gran conmoción en la población por el descuido de las autoridades para controlar, lo que fue considerado un foco de contagios.

Los organizadores mencionan que el Hatun Kuraka Raymi es una festividad tradicional de la comunidad y que ésta se lo realiza y organiza dentro de una asamblea de la comunidad. También, que “al ser una organización muy independiente de otras entidades públicas o municipales no pueden hacer nada para que este tipo de eventos no se realicen”.

Esta organización recalca que esta celebración es un esfuerzo propio de la comunidad, por tal motivo “el municipio no tiene ningún derecho a entrar o intervenir en estas celebraciones”.

La realizadores de este evento mencionan que es una cosa de comunidad, y “mientras la comunidad esté unida nadie podrá detenernos porque el municipio no tiene derecho de entrar y menos los policía o militares, este es una organización muy independiente”.

¿Y el COE cantonal?
Marcelo Burbano, director Administrativo y Presidente encargado del COE Otavalo indica que a finales del mes de noviembre se establecieron algunas medidas de restricción, entre ellas, la prohibición total de las aglomeraciones y fiestas del Pawkar Raymi, y más eventos similares, eso quiere decir la suspensión de campeonatos, eventos culturales, sociales, mismos que aún se mantienen.

Menciona que las fiestas y campeonatos deportivos que se están realizando en la ciudad y no cumplen con medidas de bioseguridad o de distanciamiento están terminantemente prohibidas de estos ya que son focos de contagio.

Manifiesta que la acción del COE fue enviar escritos a los organizadores de estos eventos indicando que esas actividades están prohibidas y atentan a la salud de la comunidad y del cantón, y envían una copia a la Policía Nacional, para que la entidad actué y hagan efectivos los medios y operativos para suspenderlas.

La ciudadanía
Teniendo en cuenta que este evento se lo realizó por un largo periodo, los comentarios y denuncias vertidos en páginas web y redes sociales fijan y culpan al municipio por no poner orden en las comunidades y las fiestas clandestinas.