Personal especializado aplicó un simulacro de rescate acuático en el lago San Pablo

Otavalo.- La mañana de ayer la presencia de personal policial especializado y del cuerpo de bomberos de Otavalo sorprendió a varios pobladores de la comunidad Camuendo bajo. Los habitantes de este sector llegaron a las orillas del lago San Pablo para ser testigos de un simulacro de rescate acuático.

Comando de incidentes
Con el equipo necesario y como que se tratara de un evento real, el personal policial del Grupo de Operaciones Especiales Imbabura SZ10 junto al equipo de rescate del Cuerpo de Bomberos y a un grupo de agentes de la Dinased, aplicaron el Sistema de Comando de Incidentes para realizar el procedimiento planificado.

“Esta es una técnica que se viene utilizando a nivel mundial por las instituciones de respuesta inmediata porque nos permite coordinar y articular de forma organizada”, explicó el capitán David Enríquez, jefe del Grupo de Operaciones Especiales de la Subzona Imbabura.

Técnicas de rescate
Durante el simulacro se aplicaron diferentes técnicas de rescate y buceo. Personal especializado de las instituciones participantes realizó tres inmersiones controladas aplicando la técnica de rastrillo para encontrar o localizar a la presunta víctima.

Zona peligrosa
El simulacro se llevó a cabo en un sector conocido popularmente como la playita de Camuendo, lugar en donde han fallecido ahogadas varias personas. Los habitantes de esta zona aseguran que el lago San Pablo, cada cierto tiempo ‘se lleva la vida de alguna persona porque tiene hambre’, así lo aseguró Laura Castañeda, habitante del sector.

“Debido a que hemos realizado múltiples rescates en este lugar hemos querido enfocarnos en la operatividad que necesitamos para poder consensuar procedimientos, normar protocolos y que todas las instituciones de rescate actuemos en forma coordinada y en el momento en que nos toque actuar de forma real seamos más eficientes y eficaces”, señaló Enríquez.

El jefe del GOE aseguró también que bucear a 2.400 metros sobre el nivel del mar, altitud a la que se encuentra el lago San Pablo, es más riesgoso que conducir un auto de carreras.

Participantes
El simulacro inició a las 08H00 y, según la planificación, debió concluir a mediodía. Dos oficiales, 15 policías y cuatro bomberos de Otavalo fueron parte del simulacro en el lago San Pablo con el que pusieron a punto los procedimientos que se aplican en un evento real de rescate acuático.