La simbología kichwa sigue vigente en ‘finados’

Otavalo.- El pueblo Kichwa de esta zona del país acostumbra, entre otras ritualidades que realiza en el día de los difuntos, obsequiar y compartir pan en forma de muñecas, caballos y tórtolas. Esta acción encierra un significado espiritual que sigue vigente en las actuales generaciones.

Celebración
Para los pueblos originarios, cuando una persona fallece no desaparece. Su existencia en la tierra concluye pero su espíritu permanece vivo en otro espacio, denominado para muchos como hawapacha.

Por esta razón es común ver, los lunes y jueves en el cementerio indígena, cientos de personas que acuden a compartir alimentos con sus fallecidos.
En el día de los difuntos, a esta ritualidad andina se añade otros elementos, las figuras de pan.

Significado
Estas figuras de pan se entregan a los familiares y ahijados, así lo explicó Imbaya Cachiguango, investigador Kichwa del cantón Otavalo. “Hemos estado olvidando un poco el por qué se obsequian estos elementos. Debemos conocer si estamos regalando como un simple pan o como un objeto que contiene el espíritu de un ser querido que falleció”, explicó Cachiguango.

Por otra parte, para Carlos Fores, habitante del cantón, el obsequiar las figuras de pan a los niños en tiempo de finados, “permite tener una conexión más cercana con los familiares fallecidos y ayuda a las nuevas generaciones a continuar con esta tradición”.

Figuras
Las familias Kichwas se reúnen para elaborar pan un día antes de la visita al cementerio pero, para quienes no pueden hacerlo, las figuras de pan se pueden encontrar en 14 puestos del mercado 24 de Mayo.