Simbólicamente arrancó el pesillo-imbabura

MARCHASimbólicamente la obra del proyecto de agua Pesillo – Imbabura arrancó. Los beneficiarios, constructores y las autoridades encargadas de financiar el proyecto realizaron un programa especial en el cantón Otavalo, jurisdicción en donde dicen nació la iniciativa, hace ya más de 20 años.

El parque Bolívar desde muy temprano acogió a las diferente delegaciones de ciudadanos que serían, dos horas más tarde, los partícipes de este evento catalogado como histórico.
Todos quisieron ser parte de la caminata que duró una hora, aproximadamente, hasta llegar al estadio de Carabuela.
En el trayecto conversaban y recordaban todo lo que ha transcurrido en esta obra, hasta que finalmente se haga realidad.

Apoyo del Gobierno. Los beneficados son 162 comunidades rurales y cinco centros urbanos de las provincias de Pichincha e Imbabura. El proyecto tiene un costo de 47, 6 millones de dólares y deberá entregarse en un plazo de 24 meses, contados a partir de este mes.
Se anunciaba la presencia de la Vicepresidenta (e) de la República, Sandra Naranjo, sin embargo no llegó. En representación del Ejecutivo estuvo Alexis Sánchez Miño, secretario general del Agua, quien en compañía de Byron Ruiz, representante del Banco de Desarrollo y Verónica Gallardo, exgerenta general de esta entidad también caminaron junto a los comuneros y alcaldes de la Mancomunidad.

En el discurso. “Finalmente logramos concesionar la obra a una empresa ecuatoriana, es la que mejor oferta nos presentó de todas las siete empresas participantes en la licitación. Con la empresa Hidalgo – Hidalgo nos ahorramos 12 millones de dólares”, dijo Byron Ruiz, gerente regional del Banco de Desarrollo.
“El Gobierno no piensa en las próximas elecciones, sino en las próximas generaciones”, enfatizó el funcionario.
El alcalde de Ibarra y presidente de la Mancomunidad, Álvaro Castillo, dijo que esta obra dotará de agua a miles de personas de las diferentes comunidades inmersas en el proyecto.