El debate sobre transporte “on line” sigue pendiente

El segundo debate sobre el proyecto de Ley Orgánica sobre Transporte Terrestre y Seguridad Vial aún no concluye en el Pleno de la Asamblea Nacional. Uno de sus puntos más latentes que ha generado reacciones públicas es la entrega de permisos para el transporte de personas. En este ámbito están inmersas las aplicaciones móviles que ofrecen un servicio privado para pasajeros.

En el legislativo se debate si el otorgamiento de autorizaciones pasará también a manos de los Gobiernos Autónomos Descentralizados. Alguna empresas han mencionado que dialogarán con los municipios y la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) para llegar a un acuerdo y operar, una vez que se emita la ley.

Sin embargo, el proyecto de ley aclara en su artículo 62, numeral a, que las herramientas tecnológicas para la organización de la gestión del transporte terrestre tendrán excepción con el servicio de transporte considerado particular.

En Imbabura.
En el caso de Ibarra la presencia del transporte particular, aunque no existe, una empresa internacional que les “apadrine”, sigue presente y más aún en esta época en que la transportación, principalmente interprovincial ha sido nula, durante la pandemia.

Ellos se comunican mediante radios y mediante grupos de WhatsApp.
Esto no ha sido visto de buena manera por parte de la dirigencia del taxismo convencional, quienes consideran que este servicio “pirata” no está legalmente constituido para operar en la urbe.