Sí marcharon, pero pocos…

p3IBARRA. El Frente de Defensa de los Trabajadores de Imbabura participó, ayer, de la marcha organizada por varios grupos sociales y políticos a nivel nacional. Su protesta se centró básicamente en el desacuerdo que ellos tienen a las reformas laborales aprobadas ayer por la Asamblea Nacional.

Patricia Amaya, representante de los trabajadores en Imbabura, dijo que dichas reformas atentan contra los trabajadores ecuatorianos. El recorrido empezó en el redondel de La Madre, avanzó por la Av. Mariano Acosta, tomó la Av. Pérez Guerrero, para finalmente concentrarse en las afueras de la Gobernación de Imbabura, ubicada entre las calles Sánchez y Cifuentes y Velasco. La dirigente de los trabajadores mencionó que seguirán en su lucha y por ende mencionó que las marchas continuarán. Mientras la delegación de los trabajadores avanzaba hasta la Gobernación otro pequeño grupo de marchantes, en su mayoría representantes de la Unidad Popular, esperaban en los alrededores del Mercado Amazonas, para juntarse con el otro grupo, sin embargo esto no se dio y cada quien marchó a su manera, pero con la misma consigna, rechazar las últimas acciones de la Asamblea y el Ejecutivo.

DIRIGENTES LOCALES La concejala de Ibarra, Hilda Herrera, catalogó como inaudito lo aprobado por la Asamblea. “¿Cómo es posible que se quiera disminuir las horas de trabajo?, esto va a generar más desempleo, se dice que se puede usar los fondos de cesantía del trabajador, eso no es plata del Estado y quieren dar a entender como que fuera así. Tampoco la mayoría de trabajadores está de acuerdo que se quiera aumentar el descanso de las madres lactantes sin sueldo”, dijo la edil del cantón Ibarra. El mismo concepto lo tiene el asambleísta Antonio Posso, el legislador el cual no estuvo presente en la sesión de la Asamblea Nacional de ayer, considera que aumentar el descanso de las madres lactantes dará como resultado no la desnutrición del bebé, sino también de su madre. “La mayoría del oficialismo hace lo que quiere y lo que los legisladores de oposición proponemos no se toma en cuenta”, dijo el legislador imbabureño, quien no participó de la marcha según dijo por que a esa misma hora tenía que presentar su rendición de cuentas.

PARTICIPANTES El exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Ernesto González, señaló que hay tres razones para salir a las calles: recuperar una democracia plena en el país, la división al interior de Fuerzas Armada y la defensa de la seguridad social del IESS, ISSFA e ISPOL. “Son los tres grandes motivos para estar aquí”, señaló Dijo que los jubilados de la institución militar quieren hacer sentir su voz de protesta. “Ha propiciado atropellos, ofensas, una suma de varios actos. La familia militar está indignada por eso estamos en la marcha”, aseveró. El presidente de la Ecuarunari, Carlos Pérez Guartambel, dijo que la marcha también es una respuesta al mal manejo económico del país y a la, a su juicio, desatinada reforma laboral, “Es la forma de exigir trabajo, porque sin trabajo y vacaciones sin sueldo significa morirse de hambre”, en alusión al proyecto urgente aprobado por la Asamblea. El dirigente anunció que pedirá la inconstitucionalidad de la Ley aprobada. Santiago Carrasco, dirigente del Colegio de Médicos de Pichincha, explicó que la motivación de su gremio es protestar contra el atropello y el pisoteo a la dignidad de los profesionales de la salud, así como exigir respeto a la práctica medica. Los jubilados exigían el pago del 40 % del Estado al IESS, para el pago de pensiones jubilares; los médicos criticaban lo que aseguraban implica una penalización de su profesión; militares el servicio pasivo pedían más respeto a la Institución. La ley de tierras; las cocinas de inducción.

ESTUDIANTES Unos 40 estudiantes del Colegio Nacional Juan Pío Montúfar participaron de la marcha. En la avenida 10 de Agosto y Bogotá los alumnos elevaron gritos de protesta, mostraron banderas y afiches con sus consignas de manifestación. Los estudiantes usaban el uniforme de la institución educativa, aunque cubrían sus rostros con camisetas y banderas. Además de la consigna global de la marcha, que rechaza las reformas laborales.