Si el ‘Fitness’ cambiara de nombre se llamaría Dragma

fitnesCon fuerza, energía, golpes y mucho movimiento terminó el año un grupo de deportistas en el tatami en el club Dragón.

30 amantes de las artes marciales llegaron muy temprano el último día del 2015 para moverse al ritmo de la música electrónica sobre una superficie de 7×12 metros pero con una nueva especialidad. Se trata del Dragma Martial Fitness Training, que nació hace tres meses y su fundador es Israel Malkin de 28 años de edad.
Él se especializó en Cuba en deportes de combate y llegó al país en el 2013 con el baile Samurái Fit. Pero hace seis meses creó esta nueva tendencia. “Es un método de entrenamiento de fitness. Reúne todas las artes marciales como son: karate do,  tae kwon do, tai boxing, king boxing y técnicas de judo que se incorporan al ritmo de la música. Es más intenso que el Samurái Fit. Hacemos técnicas de aplicación que se convierten en una defensa personal. Dragma está enfocado a hacer una arte marcial. Buscamos música que suba el ánimo a las personas”, dijo Malkin, instructor.
Para Margarita Andrade de 30 años de edad y quien trabaja en una empresa de seguros, lo más difícil fue la técnica. “En realidad fue un poco complicado agarrar la técnica pero poco a poco se superó”, dijo la deportista, quien practica este tipo de baile hace un año y medio. Ella dedica casi cinco horas a la semana y dice que los resultados son efectivos. Antes Margarita practicaba bailoterapia y pesas, pero descubrió Samurái Fit y se unió a la tendencia que poco a poco ganó espacio en los gimnasios en Ibarra.

 

EL OBJETIVO
La familia Malkin tiene ya trayectoria en la provincia. Jorge Malkín, instructor de karate do y ex dirigente deportivo está a la cabeza del proyecto.
Israel es su brazo derecho. Todo el proceso pasa por sus manos.
Para ellos el objetivo principal es crear una marca propia para hacer ejercicio y también dar alternativas para que las personas practiquen deporte.