Sí, aunque no pague

Generosa la provincia. Leales imbabureños, ibarreños, otavaleños, cotacacheños… El triunfo del sí en Imbabura es inobjetable. Según Vistazo, el porcentaje del sí alcanza el 54 por ciento. Sólo Azuay le gana en la Sierra. El voto duro de los correístas, aun cuando ha disminuido de ese 82 por ciento que le otorgó en la penúltima elección, sigue siendo superior a la media.Correa ha ganado en Imbabura en todas las elecciones. Por Correa tenemos las autoridades que presiden municipios, gobierno provincial, gobernación y todos los estamentos de la administración pública.

Tenemos subsecretarios, funcionarios que vienen de otras provincias. Asambleístas que dicen sí a todo. Sin embargo, con ese escenario, Imbabura ha recibido y recibe muy poco de la administración correísta. Las migajas. Ha recibido la autovía: 32 millones. La estación del ferrocarril, cerca de 500 mil. La asignación para Yahuarcocha que no se concreta en su totalidad. Dicen que invertirán 7 millones para la recuperación de la vía férrea hasta Salinas. El Centro de Alto Rendimiento del Valle del Chota. Sumen otras asignaciones y comparen. Total: 40, 50 (¿?) millones  en cuatro años. Si dividen, a 10 o 12 millones por año. Migajas. El banquete o los banquetes van a otras provincias y regiones. A las que no eran de Correa o no eran muy adictas a él. Unas muestras. Vayan a Esmeraldas y su puente. Sólo en él más de cien millones de dólares. Y si van a Manabí, el puente en el estuario del Chone hasta Bahía de Caráquez, la Refinería, el proyecto Manta-Manaos… miles de millones. Y en Guayas, en El Oro… generosidad a raudales. Digan si nos equivocamos. Cuéntennos de los grandes proyectos  para Imbabura y la región norte. Mientras en otras provincias los aeropuertos cuentan con inversiones millonarias, aquí, ingenuos, quieren darnos parque. No importa que el gran parque, ese sí gran parque de Yahuarcocha quede en planes. Sí generosos. Sí migajas. Porque la adhesión espontánea no produce dividendos con nuestros políticos. Si no fuera así, Imbabura estaría mirando con mayor fe y optimismo el futuro.  

 Jacinto Salas Morales

salasjacinto@yahoo.com