Sepultaron a niña raptada que fue asesinada

Argentina.  Los restos de Candela Rodríguez, una niña de 11 años que apareció asesinada este miércoles tras estar nueve días desaparecida, fueron sepultados ayer en un cementerio de las afueras de Buenos Aires, en medio de escenas de dolor que conmocionan al país entero.

El dolor . En el entierro, las expresiones de honda tristeza por el crimen de la niña se fundieron con los reclamos de justicia, sentimientos y actitudes que se replican en los mensajes que los argentinos masivamente volcaron hoy en las redes sociales y los medios de comunicación.
Una multitud acompañó el cortejo fúnebre hasta el cementerio, incluidos los compañeros de colegio y del grupo parroquial de niños exploradores al que pertenecía la niña.

En tanto, a las puertas de la casa de Candela se ha formado una especie de santuario, con fotos de la niña y velas encendidas en su memoria.

Candela, una niña de rostro vivaz, fue raptada el pasado 22 de agosto a pocos metros de su casa, en la localidad bonaerense de Hurlingham, y su cuerpo fue encontrado este miércoles, desnudo y dentro de una bolsa, en un vertedero a pocos kilómetros de allí, pero en una zona muy transitada y que formaba parte del área donde la Policía había desplegado la búsqueda.

“Por Dios, me mataron a mi hija”, afirmó Carola Labrador, la madre de Candela Rodríguez, al reconocer el cuerpo de su hija.

El caso de Candela ha conmocionado a Argentina, con expresiones de solidaridad durante la etapa de búsqueda, y mensajes de repudio y dolor desde que el cuerpo de la niña fue hallado.