Sentida despedida a mujer que impulsó fiesta del Yamor

Yolanda Cabrera de Albuja o Doña Yolita, como todos los ciudadanos la conocían cuando acudían a degustar una tradición como es el yamor, ha partido del mundo terrenal, pero sin duda, dejó una huella imborrable e irreemplazable caracterizada por su amabilidad, alegría y sabiduría de los sabores ancestrales.

Yolanda Cabrera, con una gran sonrisa y el saludo más amable fue construyéndose un nombre por ser guardiana de sabores ancestrales, una de las pocas personas que mantuvo y potenció el nombre del tradicional Yamor, su preparación y la alegría de toda una ciudad contenidas en un plato típico.

También era la encargada de mantener una de las tradiciones propias navideñas como era la elaboración del pesebre, uno de los más grandes del país y donde se representaba su ciudad y su fe, con figuras y estatuillas propias de su tierra y de las tradiciones netas otavaleñas.

El Yamor está de luto
Doña Yolita fue bautizada como La Matrona del Yamor debido su gran sabiduría en la elaboración de la bebida ancestral del Yamor o chicha acompañada de un plato con tortillas, fritadas, pequeñas empanadas, encurtido y mote, que poco a poco fue reconocido a nivel nacional y se convirtió en un referente turístico durante la fiesta en Otavalo.

Junto a su hija y compañera Anita Albuja, nunca dejó sus tradiciones atrás, incluso en tiempos de pandemia, su intención era alegrar a la ciudad y a los pocos turistas con sus deliciosos platos. Y en Navidad, consideró alternativas para que las personas visiten su tan conocido pesebre, además de dar la misa y las fundas de caramelos para los niños de su barrio en Punyaro.

De sonrisa tierna y la más amable bienvenida convirtió de su local de platos típicos en una reunión de otavaleños que acude a disfrutar de la cultura.

Su fallecimiento se produjo la tarde del domingo 23 de mayo. Doña Yolanda Cabrera fue uno de los referentes gastronómicos más importantes de Otavalo, especialmente de su fiesta del Yamor.