Semana Santa se vive diferente en el pueblo afro

pag-4En la parroquia La Concepción, ubicada en el cantón Mira (Carchi), los afrodescendientes que habitan en este sector viven a su manera la celebración de la Semana Santa.

TESTIMONIO

Fernanda León, quien habita en la comunidad de Santa Anita, caserío que pertenece a la parroquia, mencionó que desde que ella tiene uso de razón ha observado que en su territorio celebran la Semana Santa de diferente manera. En esta celebración se visibiliza la riqueza cultural del pueblo afroecuatoriano que habita esta zona. Esta tradición es celebrada por familias enteras, ya que en esta época, quienes migraron de las comunidades que conforman la parroquia a ciudades como Ibarra, Quito e incluso fuera del país, vuelven a su terruño para vivir la celebración cristiana.

En esta parte del país, desde el lunes hasta el Viernes Santo no comen ningún tipo de carne como una especie de penitencia por el dolor que les causa la muerte de Cristo. El Jueves Santo se realiza un ritual al que se le conoce como el velatorio. Cristo es bajado de la cruz y es colocado en una cama junto a María, su madre, a San Juan y a Magdalena. A las 24:00, Jesús es regresado a la cruz.

RITUALES

Viernes Santo, la jornada inicia con el encuentro, en este ritual Jesús se reúne con su madre. A las 12:00, inicia la Misa de las Tres Horas, acto que finaliza a las 15:00. En el altar principal de la iglesia de la parroquia La Concepción se escenifica el monte del Calvario, lugar donde crucificaron y dieron muerte a Cristo. De la Eucaristía participan habitantes del pueblo de todas las edades y de las comunidades aledañas. Varones santos, cucuruchos y soldados romanos son los personajes que hacen parte de la misa. Quienes deciden personificar a alguno de los personales que participan de la celebración lo hacen para toda la vida. Según las creencias del pueblo, quien intenta abandonar el cargo que tiene es castigado por Dios. Se asevera que Al final de la Eucaristía, los soldados romanos forman una línea y cada uno con carabina en mano a punta a Jesús, a renglón seguido se escucha un fuerte disparo, eso significa que la misa ha finalizado y que Jesús murió. De la misa también participan las cantones: un grupo de mujeres de cantan temas de música sacra, pero que en el sector las conocen como salves.