Seis muertos tras amotinamiento en la Penitenciaría del Litoral

Guayaquil. Seis personas fallecieron luego de una balacera en el pabellón 5 de la Penitenciaría del Litoral. Según el reporte preliminar entregado por la Policía Nacional este jueves 30 de mayo se trata de un amotinamiento de personas privadas de la libertad (PPL) de la Unidad de contingencia Penitenciaria de Guayaquil. Así lo confirmó el director de la Penintenciaría, Alfredo Muñoz.

Durante el evento manera se coordinó con las unidades Golfo, Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), Grupo de Intervención y Rescate (GIR) Grupo de Operaciones Especiales (GOE), FENIX. Dicho personal asistió en los pabellones amotinados alto y bajo los mismos y se encuentran verificando y controlando la novedad.

Mientras tanto en las afueras de la penitenciaría se encuentran familiares de los PPL exigiendo información oficial. Se desconoce si los fallecidos corresponden a los internos o personal del Centro de Rehabilitación Social. Uniformados del Ejército ecuatoriano llegaron hasta los exteriores del centro carcelario mientras un helicóptero sobrevolaba el recinto.

De su lado, las Fuerzas Armadas, a través de su cuenta de Twitter, informó de que efectivos militares han intensificado las operaciones fluviales en las cercanías de dicha cárcel, situada junto al río Daule, para contribuir en la seguridad de la población.

“Ante los actos de violencia suscitados en la Penitenciaria del Litoral, personal militar del Comando Operacional No 2 Occidental, con su fuerza de reacción, se encuentra brindando apoyo” a la Policía en los exteriores del centro penitenciario, agregó la entidad castrense.

La Fiscalía, por su parte, inició de oficio un investigación sobre los incidentes que, según señaló en su cuenta de Twitter, dejó seis fallecidos y cuatro detenidos.

“Junto a Policía Judicial y Criminalística se levantaron indicios y evidencias”, agregó la Fiscalía en su escrito.

Carlos Ordóñez, un abogado que visitaba a un cliente suyo en la cárcel, comentó a varios periodistas que acudieron al lugar que fue sorprendido en un lugar de espera de la prisión por la irrupción de varios reos que buscaban a otro con la intención de matarlo.

El letrado dijo que cuando pudo salir de ese sitio vio “un cuerpo tirado en el piso”, escuchó algunos disparos y observó que los supuestos agresores llevaban cuchillos.

El pasado 16 de mayo, el Gobierno de Ecuador declaró el estado de excepción en el sistema carcelario del país ante el deterioro de algunas de sus infraestructuras y por varios hechos de violencia registrados en las últimas semanas.

Mediante un decreto ejecutivo, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, declaró el “Estado de excepción en el sistema de rehabilitación social a nivel nacional”, durante sesenta días, para tratar de solucionar sus necesidades emergentes.

Consideró que “las condiciones de habitabilidad” de las cárceles, por el paso del tiempo, “han experimentado un desgaste por uso” y, por lo tanto, “requieren de una atención estatal urgente”.

El mandatario recordó que varios hechos de violencia registrados en las últimas semanas, “han generado grave conmoción en la sociedad y requieren de un fortalecimiento inmediato del sistema de rehabilitación social” para proteger los derechos humanos de los prisioneros, un grupo de atención prioritaria por parte del Estado.