Seis águilas regresaron a su hábitat, fueron liberados en Mojanda

aguila

OTAVALO. Maribel de la Cruz no podía ocultar su felicidad. La niña tuvo el honor, así lo dicen que liberar una de las seis águilas pechinegras, que ayer recobraron su libertad en la mítica Laguna de Mojanda.

El ave pertenece a la especie Geranoaetus melanoleucus, una de las más comunes en estos lugares de Otavalo.

La liberación se hizo en presencia de un club de personas de la tercera edad de Otavalo y de un grupo de personas con discapacidad, quienes abrieron las jaulas para la libertada de los animales.

Eran las 11:00 cuando Guillermo León alzó una de las puertas de la jaula donde estaba uno de los animales que volvieron a surcar el cielo imbabureño.

“Es una experiencia muy bonita poder ayudar a que este animalito regrese a su hábitat”, dijo el hombre quien no perdió de vista al ave que luego de unos minutos quedó en libertad definitiva.

Entre las aves que volarán hacia su libertad constan águilas, gavilanes, y búhos que luego de haber tenido el tratamiento veterinario necesario para su rehabilitación se encuentran en perfecto estado y aptas para ser introducidas en su hábitat, esto luego de haber sido rescatadas o retenidas por técnicos de la Dirección Provincial del Ambiente y Policía del Medio Ambiente.

Julio Morán, coordinador de la zona 1 del Ministerio de Ambiente, explicó que la liberación obedece al cumplimiento de la Norma Ambiental, cuyo principal objetivo es la reintroducción de las aves a su hábitat y de esa manera incrementar el número de esas especies en la naturaleza.

Estas aves son producto del decomiso de las autoridades, captura, tráfico y venta de aves silvestres, una actividad ilegal que atenta contra el patrimonio natural.

Diego Semanate, técnico del parque Cóndor de Otavalo, el trabajo para la liberación de las águilas es un proceso largo. Este inicia con la cura y cuidado de las águilas que están recuperándose de daños en su cuerpo.

“Cuando ya están bien se las entrena para que tengan la musculación necesaria para ser liberadas y puedan volar y tengan otra vez la energía necesaria para sobrevivir en la naturaleza”, comentó.