Seguro sustituirá a la cesantía

 

 

 trabajo

IBARRA. El Ejecutivo entregó el pasado martes a la Asamblea el proyecto de Ley Orgánica para la optimización de la jornada laboral.

Héctor Morales, ciudadano que trabaja independientemente en acabados de construcción, cuenta que sí estuvo asegurado cuatro meses en una empresa. Actualmente Morales dice que ya no cuenta con ese seguro, pero con la nueva ley espera que a personas como él tomen en cuenta también. En cambio, Marlon Morales, quien labora como taxista, añade que si este proyecto tiene como propuesta ayudar a la gente que se queda sin trabajo, sería una forma de oxigenar a estas personas, “un bien que está haciendo el Gobierno”. El seguro de desempleo será únicamente para las personas afiliadas.

Ejemplo, si alguien que está laborando se encuentra afiliada y por cualquier motivo se queda sin el trabajo, el fondo de cesantía del IESS será entregado. Pero esto aún no está claramente dicho cómo se va a ejecutar, explica Edwin Esparza, representante de trabajadores de una empresa. El presidente del IESS, Richard Espinosa, manifiesta que el nuevo seguro de desempleo reemplazará de ahora en adelante a la cesantía para los trabajadores. Sin embargo, las cuentas acumuladas por empleados en el IESS se respetan, asegura. “Como trabajador y representante, siempre tendrán un aspecto propositivo las normas que se vayan a dar”, explica Esparza.

Además, opina que esta flexibilización laboral que acaba de ingresar a la Asamblea sea para bien y no afecte a los derechos y a los ingresos con los que vive la persona trabajadora, porque la mano de obra la hace el obrero, y la ejecuta el trabajador. Con esta reforma, el empleador (persona que da trabajo a otros) que está incluido en el proceso de la producción necesita generar lo que más pueda para poder obtener recursos económicos.

Esparza explica que al momento se entiende que se van a bajar las horas laborales y con esto va a existir menos producción. “Es ahí donde quedan vacíos en los empresarios y trabajadores”, señala. Otra propuesta a la reforma laboral es que la jornada prolongada de trabajo se podrá pactar entre trabajador y empleador siempre que no se exceda las 40 horas semanales. “Nos van hacer trabajar 10 horas, perfecto, nos van a dar un viernes, dicen, para estar relacionados con la familia viernes, sábado y domingo. Pero si me hacen trabajar 10 horas de lunes a jueves ¿Qué pasa con mi familia? ¿Cómo va a ser la relación familiar? ¿Va a mantenerse unida o va a quebrantarse? son las preguntas que se hace este trabajador.

El ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta, aclara que con el seguro de desempleo podrán beneficiarse quienes hayan tenido 24 imposiciones en el IESS, siempre y cuando las seis últimas hayan sido continuas y tuvieran dos meses de haber perdido su trabajo. El proyecto tiene cinco ejes: jornada laboral reducida, jornada laboral extendida, contratación juvenil, cambios a las pasantías y el seguro de desempleo.