José Segundo Picuasi, ‘un caminante de los sueños’ que nos dijo adiós

OTAVALO.- Las canciones ya no sonarán iguales, los ensayos de Purik Dreams sentirán una ausencia y la cultura artística andina recordará la gran personalidad de José Segundo Picuasi, pionero musical, padre de familia responsable y comprometido, músico entregado. Un indígena que puso en alto sus raíces por medio del arte junto a su familia.

En la banda era la segunda guitarra pero en la vida era el apoyo y ejemplo a seguir de sus hijos y seguidores.

Don Segundo Picuasi hizo prevalecer el valor de la familia ante todo, el amor, la humildad, respeto por las raíces y pasión por la música son aspectos inherentes para su formación, mismas que ha inculcado en sus hijos, de tal forma, que nace como un proyecto familiar conformado por padres, hermanos y primos; Raúl Picuasí en los vientos, David Picuasí en la batería, Orlando Picuasí en la guitarra eléctrica y Juan Carlos Picuasí en el violín y Don Segundo era la segunda guitarra.

Es así que se formó Purik Dreams, que significa caminante de los sueños, para destacar la música tradicional andina con mezclas electrónicas.

Una mezcla de esencia y cultura se refleja en cada pieza de la banda, la hibridación cultural del grupo Purik Dreams con el género musical electro-andino son presentadas en idioma kichwa y castellano en sus composiciones líricas.

En base a leyendas, mitos, ritos y creencias plasmadas en ritmos, melodías e instrumentos que resaltan la identidad cultural otavaleña.

Entre sus temas conocidos se encuentra “El wiskisito”, mismo que surge de una anécdota como padre, ya que al ser músico llevaba a su hijo Juan Carlos a sus presentaciones y para mantenerlo contento o evitar que llore le preguntaba ¿Quieres colita?, ¿Quieres agua?, ¿Quieres trago?, ¿Quieres algo?, ¿Tal vez Wiskisito?, y de esa memoria y picardía de Don Segundo se crea un gran éxito musical.

A través de la música andina rescatan los valores e identidades del pueblo andino y esta identidad cultural la mantienen como ancla para fusionar la música electrónica, algo que se encuentra en permanente movimiento, es así, que generan una memoria histórica clara que determine sus propósitos y metas, pero siempre disfrutando al máximo el camino, como solía mencionar don Segundo.

“Que la luz de tus ojos se ha apagado, nos queda en la memoria y en el corazón los mejores momentos de superación, rectitud y fortaleza que seguiremos como ejemplo hasta el fin. Gracias Papá Segundo.” son palabras que su familia y agrupación reafirman para despedirse de Don Segundo.