Sector urbano fantasma a diferencia de la ruralidad

OTAVALO.- El estado de excepción decretado en 16 provincias por el presidente Lenín Moreno sin duda golpea nuevamente a la ciudadanía, sin embargo, es muy necesario acatarlo ya que su principal propósito es frenar el avance de los contagios por COVID-19.

Autoridades ratifican el mensaje de colaboración ciudadana ya que evitar la propagación de contagios es una responsabilidad individual y donde cada ciudadano puede aportar al orden público y reducción de la crisis sanitaria y hospitalaria del cantón.

La noche del viernes 23 de abril, trabajo coordinado entre Jefatura Política, Policía Nacional del Ecuador, Agentes de Tránsito EPM Movidelnor, Comisaría Municipal, Agentes de Control Municipal y Bomberos se evidenció con operativos desplegados por toda la ciudad en donde se sancionó a dos ciudadanos, unos por no usar mascarilla y otro por libando en el sector público.

El primer día completo de toque de queda, la Intendencia, Comisaría de Otavalo, Agentes de Control Municipal, Fuerzas Armadas del Ecuador, Cuerpo de Bomberos Policía Nacional y Agentes de Tránsito realizaron recorridos por varios sectores de la ciudad para verificar el cumplimiento del confinamiento y para los infractores proceder con medidas sancionatorias.

Calles vacías, negocios cerrados y cooperación por parte de la ciudadanía pudieron evidenciarse. Las diferentes instituciones que se mantienen haciendo operativos de control durante el toque de queda por la ciudad usaron la plataforma de Facebook para dar a conocer a la ciudadanía el trabajo desplegado y la importancia de acatar las medidas.

Durante el transcurso del sábado, algunas personas del sector rural no colaboraron con las medidas de confinamiento por lo que los operativos tuvieron como resultado 6 notificaciones y 3 eventos que llamaban a aglomeraciones.

En el sector de Ilumán se logró suspender una fiesta clandestina con 40 personas, aproximadamente. Asimismo, en Carabuela se intervino en un matrimonio con la presencia de 100 personas y en Agualongo se desarrollaba un encuentro deportivo de acuavóley en donde se encontraban alrededor de 40 personas, evento que fue controlado gracias al trabajo coordinado entre los entes de control.