Secretos de la magia e ilusión

Los magos e ilusionistas, personas con una extraordinaria capacidad de poder hacer magia y encantar a los espectadores. ¿Pero en verdad tienen habilidades extraordinarias?. En Revista Enfoque te presentamos las sus diferencias y de cómo estos artistas cautivan tanto al público con su talento.El trabajo de un mago o ilusionista empieza en gran medida de la capacidad para canalizar la atención de los espectadores. Algunos de sus trucos pueden aportar pistas sobre la forma en que nuestro cerebro procesa la información visual y construye la experiencia subjetiva que nosotros consideramos la realidad. El cerebro predice lo que va a ocurrir. Por ejemplo, si arrojamos una bola al aire, sabemos que va a caer, lo hemos visto miles de veces. Pero si no lo hiciera, estaríamos sorprendidos. Cuando el ilusionista levanta la copa y no está la bola, no lo esperábamos. Como nuestro cerebro todo el tiempo nos alimenta con predicciones, nos convence de que ‘tal cosa está pasando’, lo que nos deja más expuestos a la sorpresa cuando ocurre lo contrario. La psicóloga clínica, Mónica Reina, dice: “El medio en el que nos desenvolvemos hace que nosotros como personas mantengamos una tendencia significativa hacia cierta actividad o profesión, lo cual esto acompañado de ciertas habilidades que se desarrolla, hace que en este caso los magos e ilusionistas mantengan una inclinación sobre esta profesión”. Hay muchas imágenes que circulan por Internet con un fondo negro que luego de verlas unos segundos, si cambiamos la mirada hacia un fondo blanco, permanecerán en la visión. Es nuestro cerebro que continúa viendo la imagen por un breve tiempo posterior. Los ilusionistas lo utilizan cuando cambian de mano los objetos, ya que el cerebro creerá por una pequeña fracción de tiempo que aún está en la mano original y esa fracción de segundo da espacio a la maniobra. La especialista habla de la personalidad de estas personas: “Son observadores y muy sensibles a las emociones de los demás. Las personas con este tipo de personalidad son a menudo los primeros en ayudar a alguien a confesar un problema difícil y ofrecen gustosos su apoyo emocional y consejos prácticos. Sin embargo, si el problema es de ellos, tienen más probabilidades de evitar un conflicto por completo que abordarlo de frente. Generalmente les encanta un poco de drama y pasión”. Al cerebro le encantan las cosas nuevas, rápidas y excitantes. Debido a esta ‘captura exógena de la atención’, siempre fijaremos la mirada en aquello impredecible. Por ejemplo, una paloma que sale volando de un sombrero tendrá nuestra atención de inmediato. Mónica Reina sobre este tema finaliza: “Realmente considero a estas personas en genios de cambiar lo subjetivo a una visión real, ya que mantienen habilidades extraordinarias, que asombran a las personas, y esto nos brinda una sensación de admiración y asombro”.