Se viene el Yamor 2013 y en las calles ya se percibe su aroma

p6f1OTAVALO. Desde hace 60 y 45 días, se vienen alistando los ingredientes básicos para la preparación de la bebida tradicional de esta temporada. El Yamor, está compuesto por siete clases de maíz que tienen que pasar por un largo proceso para transformarse en una dulce bebida que gusta a propios y extraños.

PREPARACIÓN. Maíz blanco, maíz negro, morocho, chulpi, canguil, jora, y maíz amarillo, deben se preparados con anterioridad para poder preparar el Yamor. Yolanda Cabrera, lleva 35 años dedicándose a la elaboración de esta bebida, ella asegura que desde hace dos meses ha estado preparando los granos de maíz. ‘Primeo hay que secar, escoger, tostar, limpiar, moler, cernir y cocinar. Todo este proceso lleva mucho tiempo’, dice Doña Yolita, como cariñosamente la conocen en el barrio.

Una vez molida la harina de las diferentes clases de maíz, se cierne, mezclando en iguales proporciones y, esta harina, diluida en agua se lleva a ebullición durante seis a doce horas; se cierne y se hace fermentar en un tonel de madera. Según Ramiro Velasco, de Sumag Yamor, la fermentación toma dos días para que esté en su punto. Para servirse, se añade azúcar o miel de panela. Esta bebida es muy típica por su sabor y por sus propiedades tonificantes y enervantes…

DATOS HISTORICOS. “El cronista Poma de Ayala (1584) cuenta que la chicha Yamor era elaborada por las indias Acllaconas, y la bebida era de uso exclusivo del Inca, y se servía únicamente en los grandes acontecimientos festivos. Algunos pobladores le atribuyen algunas propiedades medicinales, pero por el fermento del maíz es bebida de moderación.

VARIEDAD DE SABORES. En la ciudad se pueden encontrar varios lugares donde se vende esta bebida tradicional. Los más conocidos y populares son los dos antes mencionados, Sumag Yamor de Zoila Dávila de Velasco, ubicado en la calle Bolívar y Morales; y el local de Yolanda Cabrera que se encuentra en la esquina de las calles Sucre y Estévez Mora, al sur de la ciudad., pero en el barrio Monserrat, cuna del Yamor, la señora Blanca Guerra, conocida como ‘Mama Eufemia’, a pocos pasos de las canchas de ecuaboley, también realiza esta bebida, que tiene un largo proceso de elaboración.