Se tuesta granizo

Tiempos de lluvia y del que hacer político, ellos no duermen y no dejan dormir, diría. Se acercan las elecciones seccionales y a cada minuto se escuchan cosas que ya no espantan, vuelven a ser los reflejos de nuestras señas particulares.

En política todo puede pasar y de hecho todo está pasando. Se escucha el ruido que están haciendo, se mueven sin bagaje ideológico como si nada, se mezclan con personajes ansiosos que buscan partido que les ampare, las banderas y los colores es lo de menos. Pequeño ejemplo del porque en estos tiempos se habla del fin de las ideologías.

Candidatos que se autoproclaman triunfadores pero que no saben dónde están parados, políticos que se creen intocables y que quieren definir con su hígado, grupos que se arriman para salir del anonimato, grupúsculos que se abrazan a buen árbol porque saborearon el poder y les gusta vivir de este, oportunistas como mercachifles que usurpan al movimiento político para actuar como politiqueros en bien de su entorno personal y familiar. Esta es otra deuda inmensa que también nos deja el correísmo. El país políticamente está muy atrasado. Los pueblos tienen las autoridades que se merecen. Y la democracia, bien gracias, en su terapia intensiva. Un amigo para definir lo que pasa en estos momentos, me dice: “ve cholo, en política hasta se tuesta granizo”, frase literal muy certera.