Se suspende la audiencia en caso Campoverde por ausencia de dos testigos claves

Ibarra. Sara Costales, jueza del Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, suspendió la audiencia de juzgamiento por el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte de Juliana Campoverde, acogiendo un pedido de Paúl Ocaña, abogado de Jonathan C., procesado por la desaparición de Juliana Campoverde. Dos de los ocho testigos solicitados por la defensa no acudieron a la audiencia y son considerados fundamentales para el proceso.

Este 17 de julio de 2019, a las 08:00, se reinstalará la audiencia para concluir la prueba de la defensa de Jonathan C. y para escuchar los alegatos de finales de la partes, dijo la jueza del Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, tras cuatro días de audiencia

Para Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana, “la defensa de Jonathan C. hace lo que quiera, llama a 400 testigos y presenta solo a dos testigos supuestamente de honorabilidad en la audiencia”.

“Nosotros estamos convencidos que con las pruebas presentadas por Fiscalía, se tiene todas las pericias técnicas, testimonios y pruebas documentales que le dan la responsabilidad a Jonathan C. por lo cual solicitó al Tribunal que tomen en cuenta todas estas pericias”. “Son siete años de la inoperancia del Estado, siete años de burlarse del dolor y de la justicia. Son siete años de negligencia de los 10 fiscales anteriores, que pese al informe del perito Ítalo Rojas que determinaba que Juliana fue víctima de acto criminal, los fiscales no actuaron”. agregó la madre de la víctima

Según informó la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, INREDH, Pamela Chiriboga y Gabriela Flores, las abogadas de la acusación particular interpuesta por Elizabeth Rodríguez, presentaron dos testigos y tres pruebas documentales. Ronny Campoverde, hermano de Juliana, fue la primera persona en testificar. Él aseguró que su hermana era manipulada por miembros de la iglesia evangélica a la que asistía. Recordó que cuando se enteraron que su hermana tenía un nuevo novio a escondidas de ellos, “la castigaron sacándola de la alabanza y del coro”.

Mientras se realizaba la audiencia, en el segundo piso, de la sala 208, del Complejo Judicial Norte, amigos y familiares de Juliana se concentraron en los exteriores de esta entidad para exigir justicia. Con tambores y consignas, los miembros de Retumba la Prole y el Bloque Proletario, gritaban: “¡Dónde está, dónde está, la queremos encontrar, la venimos a buscar, basta ya, paren ya, que nos dejen de engañar”!