Se manifiestan frente a la Comisión Europea contra la austeridad

brussels-austerity-protest-añla-ñljBruselas, 14 nov (EFE).- Entre 1.000 y 1.500 personas, según la policía local, se han manifestado hoy frente a la sede de la Comisión Europea (CE) en Bruselas para expresar su rechazo a las medidas de austeridad exigido por esta organización y el sector financiero internacional, un acto enmarcado en la “jornada de acción europea” en el que ha habido una notable representación española.

La protesta, convocada por Confederación Europea de Sindicatos (CES) y los sindicatos belgas bajo el lema “Por el trabajo y la solidaridad en Europa. No a la austeridad”, arrancó con una marcha frente a las representaciones ante la UE de Chipre, Irlanda, Portugal, España, Grecia y Alemania, y culminó con una concentración en pleno centro del barrio europeo.

 

Aunque la mayoría de los manifestantes eran ciudadanos belgas, también se pudo ver una amplia presencia de españoles residentes en Bélgica, entre ellos afiliados a UGT y CCOO y miembros del movimiento “15-M Bruselas”, además de trabajadores de otros de los países más afectados por la crisis, como Grecia o Portugal.

“La jornada de acción ha sido un gran éxito para los sindicatos europeos, porque todos los países de la UE se han implicado de un modo u otro bajo nuestro mensaje contra la austeridad, por el empleo y por un crecimiento sostenible”, dijo a los medios la secretaria general de la CES, Bernardette Ségol.

Añadió que la intención de hacer una marcha frente a embajadas como la griega o la española era “protestar contra políticas que ya se ha demostrado que no funcionan”, así como “mostrar la solidaridad con los que están en peor situación”.

Frente a la austeridad promovida desde Bruselas, los sindicatos europeos defienden “un contrato social europeo” basado en “el diálogo social, la negociación colectiva y la justicia económica y fiscal”, recalcó Ségol.

“También necesitamos una gobernanza económica diferente, que no se concentre únicamente en la presión salarial y en recortes de la protección social”, añadió la líder sindical, quien expuso la postura de la CES al comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Làszlo Andor, en una reunión celebrada tras la manifestación.

Ségol expresó su confianza en que este mensaje “sea escuchado por la Comisión y dé sus frutos”.

Tanto la protesta de hoy en Bruselas como la huelga general en España representan “el grito de una sociedad que está pidiendo un cambio elemental y básico, algo que ciertos sectores no quieren entender”, dijo por su parte Enrique Carmona, responsable de CCOO en la capital belga, en declaraciones a los medios.

“Las políticas de austeridad nos están llevando a la pobreza y a dilapidar el estado del bienestar. Creemos que hay otra alternativa”, afirmó Isabel Caño, de la oficina de UGT en Bruselas, quien señaló que la representación española en la manifestación “ha sido amplia y con personas venidas de toda Bélgica”.

“En España la situación está mal, pero en Bélgica vamos por el mismo camino”, dijo a Efe Mercedes Franco, una manifestante española emigrada hace unos 40 años.

“Se están igualando las condiciones laborales a nivel europeo, pero a la baja. Lo bueno no lo quieren extender. Parece que vivir dignamente es un lujo, y eso no es normal”, añadió por su parte Montse Santín, trabajadora en Bélgica desde hace dos décadas.

La manifestación tuvo lugar ante un amplio despliegue de la policía que acordonaba los accesos a los edificios de las instituciones europeas, y terminó sin incidentes destacables.