Se fue un grande

Se fue un grande de la televisión mexicana y mundial. Pese a su corta estatura fue un personaje… o mejor, varios personajes interpretados por un solo ídolo. Roberto Gómez Bolaños luchó contra sus enfermedades, pero a los 85 años, dejó de existir en su casa de Cancún-México,


Sin duda alguna, es una pérdida para el mundo del espectáculo, una falta que no se llenará en mucho tiempo porque las recientes generaciones conocieron de su genialidad. Claro que tuvo detractores, con seguridad sus personajes y su forma de actuar siempre fueron motivo de crítica y observaciones de quienes se creyeron “inmaculados”, pero a fin de cuentas Roberto Gómez supo derribar los obstáculos y seguir adelante. En medio de todo también hubo inconvenientes con los integrantes de su grupo exitoso, quienes, posiblemente por la fama alcanzada, veían otros objetivos, otros intereses.
Chespirito, El Chavo del Ocho, el Doctor Chapatin, el Chapulín Colorado, entre otros, son definitivamente personajes que van a quedar guardados en la memoria colectiva, porque con ellos reímos, disfrutamos, lloramos. Adiós a un grande de la pantalla chica. Adiós a uno de los mejores 8 de todos los tiempos.