Se fortalece el sector ganadero

Ibarra. El proyecto denominado “Ganadería Climá-ticamente Inteligente” se desarrolla como un proyecto pionero en Sudamérica que busca mejorar la productividad y los ingresos de los ganaderos, además de reducir las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI). En Imbabura son alrededor de familias beneficiadas.

Trabajo interinstitucional. La iniciativa es liderada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el Mi-nisterio del Ambiente (MA-E), con el apoyo de la Or-ganización de las Naciones Unidas para la Alimenta-ción y la Agricultura, más conocida como FAO, y el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial. Esta actividad se caracteriza por ser extensiva y de baja productividad, pues el promedio nacional de leche es de 5.38 litros por cada vaca y la carga animal promedio es de 0.71 unidades bovinas adultas por hectárea, sin embargo, en la Imbabura se ha logrado subir en un 40 % tanto la producción como los ingresos.

Comunidades. El proyecto trabaja en siete provincias del país y entre ellas está Imbabura, específicamente en las comunidades de: El Abra (La Esperanza), Co-chas (Angochagua), Tangalí (Quichinche), Buenos Aires (Urcuquí) y Pataquí (Otava-lo). Las actividades en campo iniciaron en 2017 y culminará a mediados de 2020. “En la comunidad de El Abra son alrededor de 25 productores que trabajan con el proyecto y en todas las zonas de intervención estamos articulados con los Centros de Acopio de Le-che que fueron implementados en 2015 por el MAG. Son espacios que trabajan bastante bien”, comenta Diego Ávalos, técnico de FAO.

Resultados. Ávalos dijo que están satisfechos con los resultados que se han obtenido en Imbabura y todo el país. “Estamos muy contentos porque este proyecto a nivel nacional e internacional está calificado con los más altos puntajes y es el pionero en América Lati-na”, comentó.

Apoyo. Jaime Aymara, técnico de la Unidad Móvil Veterinaria del MAG, comentó que el aporte de esta institución fue la asistencia técnica y el fortalecimiento de las capacidades de los productores. “Como Minis-terio se apoyó en la producción, la siembra de pastizales, capacitaciones a productores, se formuló una Escuela de Campo, entre otras acciones. En este año se intervino alrededor de 800 animales en la parte de desparasitación y vitaminización”, comentó y añadió que se hizo el seguimiento a las buenas prácticas de ordeño.

Mejoran el proceso. Jaime Túquerrez, presidente de la Asociación San Francisco del Abra, cuenta que también tuvieron la oportunidad de importar 28 cabezas de ganado desde Chile, sin embargo, en la actualidad son 24 ya que cuatro no lograron adaptarse y murieron. “Ahora ya tenemos unas 24 crías y estamos muy contentos porque gracias a este proyecto estamos mejorando el ordeño y todo el proceso”, dijo.

Sostenibilidad. La promoción de mecanismos e incentivos financieros generados dentro de Imbabura también son parte de los resultados positivos. Es así como están en funcionamiento dos Cajas Comunales al servicio de los ganaderos en la parroquia Buenos Aires de Urcuquí y en la comunidad Tangalí de la parroquia Quinchiche (Otavalo). A través de estas se han entregado 10 mil dólares en microcréditos que sirven para que los ganaderos puedan mejorar su producción.

Ayuda de la banca El técnico de FAO también destacó el impulso que se da a través de BanEcuador que ha desarrollado una línea de crédito verde para financiar estas actividades. Hasta el momento se han entregado 41 mil 500 dólares a productores vinculados con el proyecto, en Imbabura.

Beneficios. A través de estos créditos, los beneficiarios aplicarán buenas prácticas como: implementación y manejo de pasturas (semillas, fertilización, cercas eléctricas, entre otras), implementación de sistemas de riego y sistemas de cosecha de agua, ordeño mecanizado, infraestructura para el proceso de ordeño, entre otras que generan mejor producción.

Rosa Farinango es una de las mujeres ganaderas. En la gráfica, lleva a su vaca para iniciar el proceso de ordeñar y llevar la leche hasta el Centro de Acopio de Leche.
Diego Ávalos, técnico del FAO, destaca el tipo de alimento al que tiene acceso el ganado.
César Farinango usa una de sus herramientas para cortar el césped que está alrededor de la caseta de ordeño.