Se decomisaron 756 productos en tiendas de Ibarra

Ibarra. Durante un operativo interinstitucional se incautó un total de 756 productos caducados y de contrabando. El control lo realizó la Gobernación de Imbabura, a través de la Comisaría del cantón, conjuntamente con la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

Productos. Los locales comerciales ubicados en la avenida Atahualpa y en la avenida Ricardo Sánchez fueron inspeccionados y se evidenciaron novedades sobre todo en lo que concierne a alimentos caducados. Fideos, papas fritas, harina, avena y cervezas fueron algunos de los productos con irregularidades. En el caso de contrabando se decomisaron cigarrillos.

Controles. Juan Manuel Córdova, Comisario de Ibarra, quien estuvo en esta inspección, destacó que estos controles se han fortalecido y se realizarán con más frecuencia, para darle seguridad y tranquilidad a la ciudadanía al momento de hacer sus compras.

Córdova pidió a los ciudadanos que verifiquen la fecha de caducidad de los productos que adquieren y que de presentarse alguna novedad denuncien la misma a través de la Intendencia de Policía.

Peligros. Por su parte, los funcionarios de la Arcsa estuvieron dando apoyo al control y tras verificar las irregularidades dieron paso al decomiso de los mismos.

En una entrevista anterior, María Dolores Machado, Coordinadora Zonal 1 Arcsa, había hablado sobre los peligros de los productos caducados. “Son productos que ponen en riesgo la salud y en algunos casos hasta la vida de una persona. Los alimentos son uno de los productos más delicados y por eso se hacen controles para verificar que los vendedores cumplan con ofertar productos en buen estado”, afirmó.

Aplicación. Machado también recuerda a la ciudadanía que las irregularidades sanitarias de productos y establecimientos se pueden reportar por medio de la aplicación Arcsa Móvil, disponible gratuitamente en Play Store y Apple Store.

Mucho cuidado. Al preguntar sobre los peligros al ingerir alimentos vencidos, Andrea de la Torre, médico general, dice que van desde contraer una enfermedad de transmisión alimentaria (ETA), una reacción alérgica, problemas gastrointestinales y hasta la muerte.

“Hay que obedecer siempre las fechas indicadas por los fabricantes de alimentos. Al consumirlo fuera de la fecha, se asume que el alimento va perdiendo paulatinamente su inocuidad y está más propenso a la contaminación. Incluso hay veces que sus ingredientes se descomponen y no sabemos cómo nuestro cuerpo va a reaccionar”, dice.

Juan Manuel Córdova, Comisario de Ibarra, revisa algunos de los productos decomisados.
En la gráfica, uno de los alimentos en donde se observa que su fecha de caducidad fue el 28 de julio del presente año.