Se cansaron y nadie pasa para la ‘mina’

Urcuquí. Cansados de los hechos delictivos y de las cerca de 10 000 personas que se encuentran realizando actividad minera ilícita en el sector, los habitantes de la parroquia de Buenos Aires cerraron el ingreso a la mina y, aseguran, que no entrará ni una sola persona más a trabajar a la zona.

Desde septiembre de 2017 empezaron a arribar a la apacible parroquia personas de todas partes del país con el sueño de encontrar oro en las montañas nubladas del sector, sin embargo el aumento de mineros en el sitio ha vuelto la situación insostenible y, a pesar de la presencia policial y militar en la zona, los hechos delincuenciales no cesan. Un minero visitó Dia-rio EL NORTE y aseguró que su mayor temor es un enfrentamiento, ya que no es un secreto la presencia de grupos armados que se han apoderado de la zona.

“Tememos por nuestras familias, ellos están en la mina y nosotros ya no podemos subir para ver cómo están. Pedimos a las autoridades que nuestro trabajo se legalice y así evitar estos problemas”, dijo un minero oriundo del sur del país.

Las autoridades no se han pronunciado al respecto, sin embargo se conoce que se ha coordinado un mayor resguardo en la zona.

Un habitante, vía telefónica, comentó que exigen la salida de los foráneos del sitio, ya que en la mina el grupo armado estaría utilizando como su ‘escudo’ a niños y mujeres, para evitar un desalojo definitivo.