Se anuncia el fin de los subsidios

El presidente Rafael Correa puso al país a debatir la conveniencia de eliminar los subsidios al gas y a los combustibles, que cada año cuestan en conjunto 4.500 millones de dólares. El solo anuncio de tocar estos rubros suscitaban antes una oleada de protestas sociales, por la supuesta repercución  que generaría la desaparición de los subsidios en la economía familiar.

Hoy, esa preocupación se vuelve a expresar, pero nadie puede negar que ya es hora de que haya una revisión de los subsidios, para evitar los abusos y sobretodo, para educar mejor a la ciudadanía en el control del uso de los vehículos y en el consumo del cilindro de gas y en el cuidado del medio ambiente. El debate tiene varios aspectos a considerar. En esta primera entrega, vamos a hacer una visión general del tema. En el aspecto económico, esa enorme cantidad de dinero que se dejaría de gastar en subsidios, debería ser destinada a más obras sociales, pero se debe garantizar que  se aplicará una política de focalización directa en beneficios de los sectores de menos ingresos.  En el aspecto ecológico y social, se ayudaría a cambiar la constumbre de ir en el vehículo para realizar cualquier gestión.