Se agita el avispero político

Los días pasan y los movimientos y partidos políticos van definiendo sus fichas en el marco de la próxima contienda electoral. En lo que concierne a Imbabura y Carchi es necesario que se escuchen las propuestas de quienes van a intervenir en el proceso, para saber a ciencia cierta, cuáles son los ofrecimientos, valorarlos, analizarlos y diferenciar entre lo posible y lo demágogico. Ya hay caras visibles, los ciudadanos pueden identificar a los políticos que van a participar. Se les escucha hablar, insultar a sus posibles contrincantes, exagerar en las observaciones, minimizar lo realizado y lo más grave, inventar supuestas anomalías en instituciones sin presentar pruebas, causando daño a las ciudades. La palabra corrupción se ha prostituido tanto al punto de que ha perdido valor en sí. Los ciudadanos tienen la grave responsabilidad de comparar las acciones realistas, analizar las promesas y exigir propuestas claras que no se ven ni se sienten.