¿Se acaban tradiciones por fin de año?

La prohibición de ferias es una de las resoluciones que emitió el COE Cantonal por la temporada de Navidad y Fin de Año.

Pese a ello, quienes están al frente de la feria que se realiza cada año en el parque Ciudad Blanca para la venta de juegos pirotécnicos y monigotes, están aún a la espera de la autorización.

Aunque la idea es dinamizar la economía del cantón ante la crisis económica que generó la pandemia por el nuevo coronavirus, el COE resolvió la semana anterior prohibir las ferias, con la finalidad de evitar posibles contagios de Covid-19. Además de eso, no se permitirá la quema de monigotes en las calles.

Marco Quintana, presidente de la Asociación de Juegos Pirotécnicos 6 de Enero, mencionó que el objetivo es seguir con la tradición a pesar de la pandemia, “queremos hacer la feria con todas las medidas de bioseguridad y para eso estamos planificando trabajar de una manera legal y segura en conjunto con las autoridades”, agregó.

Hasta la mañana de ayer, aún no tenían una respuesta sobre la realización de esta feria.

Asimismo, Quintana manifestó que al no darse la feria, de igual forma habría la venta ilegal de juegos pirotécnicos, algo que se quiere evitar por parte de las autoridades de control.

La feria en años anteriores iniciaba el 23 de diciembre. Para Quintaba, la expectativa de ahora no es la misma que en años pasados. “La tradición ha sido quemar el monigote para despedir el mal año que hemos atravesado y este ha sido uno de ellos, yo creo que más de una persona querrá quemar su año viejo”, mencionó.

A pesar de que ahora la quema del monigote solo será entre familia y en los hogares, Quintana cree que sí habrá buenas ventas.

Trabajo
Sin embargo, algunos emprendedores ya están listos para la venta de monigotes desde sus casas como Graciela Miranda, que hace nueve años elabora los muñecos con papel reciclado.
Su puesto está ubicado en la calle Rafael Troya y Manuel España. Comentó que todos los años se vende, pero ahora por la pandemia de la Covid-19 no hizo muchos monigotes.

Normalmente Graciela elaboraba 120 muñecos, pero ahora solo hizo 60. “Yo sé que la gente está corta de dinero, pero salgo con fe y sé que vamos a vender todo”, dijo. Para la elaboración de los monigotes el trabajo empieza desde junio haciendo los moldes, mientras que los primeros días de diciembre ya los empieza a exhibir.

Ayer por ejemplo, recién fue su primera venta, aunque mencionó que el fin de semana hay más movimiento.