Sanciones para fiestas ilegales fueron aprobadas en sesión de Concejo

IBARRA.- La ordenanza que regulará las fiestas ilegales en Ibarra entró en vigencia, esto después de que en el seno del Concejo Municipal se aprobó la misma por unanimidad.

La misma establece que para los promotores, propietarios, arrendatarios del bien inmueble o local donde se realiza la fiesta ilegal la sanción será de dos salarios básicos unificados la primera vez. Mientras que si es que existe reincidencia será de cuatro salarios básicos.

Por su parte, si es que las mismas se llevan a cabo en locales comerciales se procederá no solo a sancionar de manera económica, sino que también se clausurará el local por 30 días la primera vez y 60 días en caso de reincidencia. No solamente los organizadores serán sancionados, sino también los asistentes, quienes deberán pagar el 10 por ciento de un salario básico unificado y realizar ocho horas de trabajo comunitario.

Uno de los fenómenos que se estaba dando es que los menores asistían a estas fiestas, por lo que en caso de que los chicos sean encontrados en las mismas serán entregados a sus padres conforme a la ley y junto a sus representantes deberán de participar en talleres educativos que serán organizados desde la Municipalidad, se menciona dentro del texto de la ordenanza.

La redacción de la misma se logró después de un trabajo coordinado entre la concejal Lucía Posso, proponente de la misma y César Escobar, quien es director de Seguridad Ciudadana en el Municipio de Ibarra, con quien se realizó un análisis de lo que está ocurriendo en todo el cantón.

La norma no estará establecida solo para la coyuntura de la emergencia sanitaria, sino que podrá servir como un instrumento de control para el futuro.

La misma podrá ser implementada por los diferentes entes como la Policía Nacional, quienes anteriormente no podían ingresar a viviendas en donde se llevaba a cabo la fiesta clandestina, ya que en ocasiones los asistentes alegaban que se trataba de una fiesta familiar.

Gabriela Constante, socióloga, explicó que a raíz de la pandemia, las fiestas clandestinas se han visibilizado mucho más, ya que por las prohibiciones que existen para realizar grandes eventos, las personas han buscado la manera de organizar este tipo de fiestas. Mencionó que no es algo que ocurre solo en Ibarra también en otras urbes.