‘San Valentín’ flechó a los enamorados en la cárcel de Ibarra

Ibarra. Luciendo sus mejores atuendos, con los labios pintados y los ojos llenos de amor, cientos de mujeres de todas las edades ingresaron, para celebrar San Valentín, al Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra.

Alegría. Sus familiares esperaban ansiosos en los patios. Desde tempranas horas de la mañana se vivía un ambiente de fiesta.

En la madrugada, las féminas comenzaron a arribar a la puerta del centro. Todas querían tener un buen lugar en la fila, a pesar de que las puertas se abrirían luego de las 08:00. En años anteriores, únicamente en el Día del Privado de Libertad, las visitas podían permanecer durante ocho horas junto a sus allegados, sin embargo, este año el director del centro, Jaime Yacelga, les dio el ‘regalo especial’ a sus muchachos.

Una a una fueron ingresando las mujeres, muchas se encontraban con sus novios, esposos, amigos, hijos y padres. Entre abrazos y besos eran recibidas por los internos, quienes sabían que vivirían un día especial. Antes de ingresar a los patios, todas las visitas recibieron una rosa, luego de pasar por la minuciosa revisión y control de los miembros de la Policía Nacional y los agentes de seguridad penitenciaria.

Para ellas, a pesar de la dura situación, compartir con sus allegados es algo que esperan semana a semana. Dicen que muchas mujeres se alejan cuando su pareja ingresa a la cárcel, pero la mayoría los apoyan y visitan para que no sea tan difícil la situación, pero otros viven el encierro en soledad y depresión.

Testimonio. Las demostraciones de amor no pararon. Las parejas entraban y salían de las celdas, y otros disfrutaron del programa y concurso de poesía que fue organizado para el festejo, varios artistas locales amenizaron la jornada, entre baile, canto, comida y el intenso sol. Las horas para los privados de libertad pasaron volando junto a las mujeres de su vida.

Varios se mostraban sentimentales y recibían con pequeños detalles a sus madres, que son las que jamás les abandonan. “Mi madre siempre ha estado a mi lado durante las seis veces que he caído preso. Las mujeres a uno lo abandonan, pero las mamás están siempre ‘firmes’, para ellas no hay hijo malo. Este día solo podíamos recibir a una persona, tengo una novia, pero prefería compartir con mi ‘viejita’. Ella madrugó y, a pesar de eso, entró a las 09:00. La amo mucho, es mi compañera de vida”, mencionó un interno que prefirió reservar su identidad.

Así como él, muchos pasaron junto a sus madres el Día del Amor y la Amistad. A medida de sus posibilidades quisieron atenderlas con amor, incluso compartiendo su almuerzo y la espumilla que se preparó para todas las personas que estuvieron en el sitio.

Sin embargo, para muchos de los internos, este fue un día común y corriente, solo que con mucha bulla y música. Con notable tristeza miraban como nadie atravesó la puerta para visitarlos, y hasta la tarde, no perdían la esperanza de recibir a ese alguien especial.

El ganador. Tres internos participaron en el concurso de poesía, al final del programa anunciaron que el ganador era Diego Fernando Garzón, que mencionó que todos los días deben ser dedicados al amor, a la mujer, a la madre y a la amistad.

“El amor es todo y el amor de mi esposa, es lo que me tiene de pie, para ella fue mi poema llamado ‘Lo que amo de ti’. Este día ha sido muy especial para nosotros y pasaría todo el día diciéndole a mi esposa lo mucho que la amo”, mencionó.