En San Pablo del Lago, proyecto facilitará el acceso a internet

Once comunidades de la parroquia San Pablo del Lago serán beneficiarias de un proyecto interinstitucional que permitirá dotar de señal inalámbrica de internet. La iniciativa permitirá que los estudiantes de estas zonas rurales puedan acceder a las clases virtuales con mayor facilidad.

Para la familia Tito Cacuango, de la comunidad Imbabura, la nueva forma provocada por la pandemia le ha traído más de una dificultad. En esta familia hay dos menores que se turnan para poder realizar las tareas enviadas por sus profesores. Los dos tienen clases a la misma hora pero solo uno puede utilizar el único teléfono celular de la familia.

El problema se agrava porque ellos, al igual que la mayoría de familias de esta comunidad, no tienen internet en sus domicilios.

“Tenemos que pedir a unos vecinos. Descargamos la tarea y copiamos en un papel para que puedan estudiar. Por esta dificultad muchos niños han dejado estudiar”, dijo Luis Antonio Tito, padre de los menores.

La vicepresidenta del gobierno parroquial de San Pablo, Jenny León, aseguró que el pasado miércoles ya se realizó un recorrido con técnicos de la municipalidad, institución que ejecutará el proyecto, para identificar los lugares en donde se instalarán antenas satelitales para crear zonas WIFI en las comunidades.

La vicepresidenta explicó además, que el proyecto beneficiará a otras parroquias del cantón Otavalo. “Previamente nos reunimos en el municipio con los representantes de todas las juntas parroquiales para ser parte de este proyecto que permitirá acceder a internet a los sectores más vulnerables”.”

En San Pablo
Luego de haber identificado los sitios para la instalación de las antenas, “los técnicos de CNT deberán ver si es factible la ubicación de las mismas. Este servicio ahora es de primera necesidad porque muchos estudiantes de las comunidades no tienen acceso al internet”, destacó León.

La funcionaria aseguró que para ejecutar la municipalidad será la encargada del pago por el servicio a través de un convenio interinstitucional y las comunidades aportarán para el pago por la energía eléctrica que se use para que estos dispositivos funcionen.

“Este apoyo es muy importante, especialmente para los estudiantes. Hemos propuesto también que se ayude con computadora e impresora”, dijo Guillermo Males, presidente de Cochaloma