San Gabriel, pueblo centenario

Quien no recuerda, al menos por una vez visitar la Gruta de la Paz, santuario de origen natural y único, formado por estalagmitas y estalactitas, el cual venera la imagen de la Virgen María, tallada en piedra de río; sitio de oración que recibe miles de turistas ecuatorianos y colombianos; por éste y otros factores, San Gabriel, recibió la declaratoria de Pueblo Mágico de Ecuador. La fría, pero acogedora ciudad carchense, es la cabecera cantonal de Montúfar, que posee más de 400 edificaciones, con aproximadamente cien años de antigüedad, que le merecieron en 1992, la declaración de Patrimonio Nacional.

Se regeneraron edificaciones tradicionales como la Casa Cuasmal y Municipal, de las Siete Puertas, de las Artesanías y de la Sociedad Obrera, el Teatro Municipal y el parque González Suárez; del mismo modo, la Iglesia Matriz, el Bulevar del Cementerio, el Conjunto Patrimonial de la calle Olmedo, forman parte de su bella arquitectura; sin olvidar lo natural, como el bosque de Los Arrayanes, siendo por su calidad botánica y especie, el segundo en Sudamérica luego del de Argentina y la Laguna El Salado.

Su gente trabajadora y gentil, se dedica a la agricultura, especialmente de la papa e industria láctea; sus mujeres hacen honor a la gastronomía, con el hornado pastuso, el caldo de gallina de campo, los cuyes asados, la miel con quesillo y la cuajada, etc. Por estos y otros atractivos, San Gabriel es digno de visitar.