San Antonio de Ibarra recibió el reconocimiento de Pueblo Mágico

La parroquia de San Antonio de Ibarra  fue declarada este sábado 26 de septiembre por el Ministerio de Turismo como Pueblo Mágico del Ecuador, haciendo honor a su historia, cultura y riqueza artesanal, especialmente en madera.

Este reconocimiento se entrega a los sitios ecuatorianos de la región interandina que hayan cumplido con los 15 requisitos del Programa Pueblos Mágicos Ecuador – 4 Mundos, que promueve el desarrollo turístico de localidades ecuatorianas que cuentan con atributos culturales y naturales singulares.

En la convocatoria 2020, la postulación de San Antonio de Ibarra alcanzó un alto puntaje, lo que refleja que la localidad cuenta con todos los atributos culturales y naturales para la implementación de un ambicioso modelo de desarrollo turístico local.

A este evento, desarrollado en la Plaza Heliodoro Ayala, llegó la ministra de Turismo, Rosi Prado de Holguín y entregó en manos de la alcaldesa de Ibarra, Andrea Scacco, autoridades locales y pobladores el merecido documento.

A las 11:00 aproximadamente, las autoridades caminaron por la calles de San Antonio en donde la máxima autoridad de la cartera de Turismo pudo visibilizar las artesanías que hacen encantadora a esta localidad. Este evento contó con la presencia del prefecto de Imbabura, Pablo Jurado, la gobernadora de la provincia, Gabriela Jaramillo.

“Estamos convencidos de que tenemos todo para que el turismo siga siendo uno de los puntales que dinamice la economía. Y con la designación de San Antonio como Pueblo Mágico, seguimos avanzando en el camino correcto”, enfatizo la Ministra en su discurso de orden.

San Antonio es la segunda localidad de Imbabura en recibir este reconocimiento, luego de Coatachi, la tercera de la Zona 1 junto con San Gabriel  y la séptima del Ecuador junto a la declaratoria de Guano como Pueblo Mágico, la misma que se desarrolló el pasado 25 de septiembre.

En total los ocho pueblos mágicos son:  Patate, Alausí, Zaruma, Cotacachi y San Gabriel, en el 2019 y Portoviejo, Guano y San Antonio de Ibarra (2020).

Los objetivos de un pueblo mágico son:

  • Estructurar una oferta turística complementaria y diversificada hacia el interior del país, y cuyos singulares sitios tienen grandes atributos histórico-culturales.
  • Generar y promocionar las artesanías, festividades, tradiciones y gastronomía del lugar.
  • Generar productos turísticos como la aventura, deporte extremo, ecoturismo, pesca deportiva.
  • Revalorar, consolidar y reforzar los atractivos turísticos de este conjunto de poblaciones del país, las cuales representan alternativas frescas y diferentes para atender a la naciente demanda de visitantes nacionales y extranjeros.
  • Así también este programa se desarrolla con el fin de reconocer la labor de sus habitantes quienes han sabido guardar para todos, la riqueza cultural e histórica de su hogar.