Salud, un compromiso a nivel local y mundial

altHoy se conmemora un aniversario más del Día Mundial de la Salud, celebración que se efectúa en 191 países que son  miembros de la Organización Mundial de la Salud. Cada país lleva a cabo  la conmemoración de diferentes formas y de acuerdo a sus realidades.

  Historia. El 7 de abril de 1948 se crea de manera oficial la Organización Mundial de la Salud, que depende de las Naciones Unidas, esta institución es la encargada de atender todo lo referente al cuidado de la salud en el mundo. En este mismo año se realiza la Primera Asamblea Mundial de la Salud donde se propuso la creación de un «Día Mundial de la Salud», que se lo celebra desde 1950 el 7 de abril de cada año.


 La celebración. Esta  fecha es una oportunidad única para que las comunidades de todo el mundo se unan durante un día para fomentar medidas que puedan mejorar la salud.
Todos los años se elige para esta jornada un tema de salud específico, a fin de centrar la atención en importantes cuestiones de salud pública que afectan a la comunidad internacional.

  Objetivos. El propósito del Día Mundial de la Salud es pensar a nivel mundial y actuar  localmente sobre un tema específico, de importancia mundial en salud pública. Tomando conciencia de los problemas relacionados con la salud a nivel mundial e interno en cada país, y aumentar el conocimiento sobre la importancia de la  conservación y prevención de la salud, con la  participación y cooperación de los gobiernos, agencias internacionales, organizaciones no gubernamentales y el sector privado en la organización y difusión de este día.

 El 2011. El tema abordado este año por la OMS es  la resistencia a los antimicrobianos o farmacorressistencia: “Si no actuamos hoy, no habrá cura mañana”, es el lema del Día Mundial de la Salud 2011.  
Así, uno de los principales avances en la historia de la salud humana ha sido el descubrimiento de los antimicrobianos, que han aliviado el sufrimiento y salvado miles de millones de vidas. Sin embargo, el uso y abuso de los antimicrobianos durante los últimos 70 años han incrementado el número y los tipos de micro-organismos resistentes a estos medicamentos, con las consiguientes muertes, sufrimientos y discapacidades, además del aumento del costo de la atención médica.
Si no se hace frente a este fenómeno se corre el riesgo de que muchas enfermedades infecciosas se vuelvan incontrolables y de que se pierdan los progresos alcanzados. Esta lucha no es unilateral y de todos depende el éxito de esta misión.