Salud mental y trabajo

enrique aguilarPara Sigmund Freud, padre del Psicoanálisis, la salud mental es la capacidad de amar y de trabajar.
Los adultos nos relacionamos con la realidad a través de nuestro trabajo, sea éste en el sector primario (agrícola), secundario (industria) o en servicios ( médicos, hoteleros, etc), y es en esa relación donde establecemos nuestros contactos sociales, donde seguimos con nuestra formación académica o técnica.


Es esa relación la que debe proporcionarnos las más amplias satisfacciones en la vida personal y también para nuestra familia.
Por lo tanto, ahora que hemos celebrado el Día del Trabajo, podemos pensar como este puede promocionar la salud, particularmente la salud mental, debe enriquecer nuestras habilidades y ser capaz de enrrumbarnos hacia una vida relativamente feliz.
Por eso, es necesario preguntarnos si quienes elaboran el nuevo Código del Trabajo han previsto considerar en primer lugar al trabajador como una persona que busca en sus labores la posibilidad de alcanzar “el buen vivir”.
Los artículos que se redacten y se discutan deben partir de esa premisa, y considerar que el trabajo se ejercerá dentro de condiciones de protección, de capacitación adecuada, de mejoramiento de las condiciones de vida del obrero o empleado y su familia, garantizando sus necesidades de alimentación, remuneración, recreación y descanso, así como la prevención  de las enfermedades, en especial las que se producen como consecuencia de un ambiente laboral nocivo.
Así mismo deben considerar un retiro justo y a una edad en que todavía pueda disfrutar de su jubilación.
Ojalá los señores asambleístas mediten muy seriamente sobre la responsabilidad que tienen delante al elaborar el nuevo Código.

 

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com