Rugby, un deporte de caballeros

rugbyEl rugby está entrando con fuerza en Imbabura. Ayer se cumplió un encuentro relámpago entre representantes de varios equipos que pusieron a prueba su habilidad y destreza en esta disciplina a la cual ellos la denominan “un deporte de caballeros”. Los partidos se desarrollaron en el estadio Rafael Cabrera de Urcuquí.

Jenner Feijoo, organizador del torneo amistoso, es parte de Yachay y ve a esta disciplina como una puerta para que los jóvenes se sumen a la práctica deportiva. Él comenta: “Este es un deporte de caballeros. Todos demuestran su talento sin importar la edad. Esperamos seguir fomentando el rugby entre los jóvenes para que sean quienes representen a la provincia y al país”. Equipos como Espartanos, Mohicanos, The Wolfs, Dragones Negros, entre otros se midieron en una prueba en donde se enfrentaron siete contra siete en todos contra todos. Un total de seis equipos en acción. Cada uno de los partidos tuvo fuertes emociones que las transmitieron hasta los graderíos en donde se encontraban los amigos y familiares de los deportistas. Carlos Andino, representante de los Mohicanos, dijo: “En nuestro primer partido tuvimos que enfrentar al equipo B de la Policía Nacional de Quito. Perdimos por un punto pero no bajamos nuestros ánimos y esto nos permitirá conocer a los representantes que irán al nacional la próxima semana”. MÁS EMOCIONES Los encuentros seguían y los “titanes” de los equipos demostraban sus habilidades y fortalezas en cada uno de sus enfrentamientos. Winter Morejón, del equipo The Wolfs, se expresó: “Es la primera vez que estoy en la práctica de este deporte. Desde muy pequeño me llamo la atención esta disciplina y ahora estoy aquí para dar lo mejor”. Jonathan Torres del elenco de Dragones Negros de la Escuela Superior de la Policía (Quito) también estuvo presente en este desafío y junto a sus compañeros brindaron un espectáculo al público. “Es la primera vez que competimos en este tipo de eventos deportivos y en esta disciplina. Es una práctica muy difícil pero sin duda es una motivación para sentirnos seguros”. No existe una edad definida para ser parte de este deporte y eso lo demuestra Esteban Portilla de 14 años que es parte del club Mohicanos y que su amor a esta disciplina lo ha llevado a realizar un gran papel.