ROSTRO LIMPIO y radiante en solo tres pasos

guiaPara mantener tu piel siempre sana y radiante solo necesitas dedicarle unos minutos diarios. Por muy poco tiempo de que dispongas, no renuncies nunca al cuidado básico de tu cara. Seguro que te preguntarás cómo conseguir cuidar tu rostro de una forma correcta en tan poco tiempo. Muy sencillo, solo tienes que seguir tres importantes pasos, muy básicos, que harán que tu piel luzca espléndida en todo momento. ¿Quieres saber cuáles son?

 

El primer paso: limpieza. Cuando hablamos de los cuidados que necesita nuestra piel, no nos referimos únicamente a los diferentes tratamientos de belleza que podemos aplicarle.
Aunque la utilización de estos productos es necesaria, no hemos de olvidar que, si queremos mantener un rostro sano y bonito, la limpieza es el primer paso a seguir para que los cuidados que vengan a continuación sean realmente efectivos. Una piel limpia respira mejor, impide que los poros se obstruyan y los mantiene libres de impurezas.
Debes lavarte la cara con agua y jabón dos veces al día, por la mañana y por la noche. Ten en cuenta que si tu piel es grasa, necesitarás un gel que no contenga mucha cantidad de agentes cremosos y si, por el contrario, tu piel es seca, deberás lavarla con productos ricos en crema hidratante. Recuerda que después debes aclararte con abundante agua, a ser posible fría.
El segundo paso: hidratación. Hidratar la piel de tu rostro es básico para mantener activa la película hidrolíptica (que actúa como barrera protectora) y para conseguir que esté suave y elástica a lo largo del día. Los productos para este tipo de tratamiento son: una crema hidratante, con protector solar, que utilizarás preferentemente por la mañana y otra nutritiva o regenerante, mucho más efectiva por la noche. Puedes aplicarte también una mascarilla una vez a la semana para una hidratación más intensiva.

El tercer paso: nutrición. Para prevenir el envejecimiento prematuro, las arrugas, reafirmar y mejorar el tono y aportar luminosidad a tu rostro debes aplicarte cada noche una crema nutritiva. Si quieres revitalizar tu piel, nada mejor que utilizar un tratamiento intensivo en forma de mascarilla, a base de extractos marinos y caviar. Se trata de uno de los últimos y más eficaces descubrimientos para mantener la correcta regeneración de las células de tu piel.
Claro está que los cuidados de tu rostro cambiarán según sea tu edad y tu tipo de piel. Por eso has de adecuar a tus necesidades los productos que utilices en cada momento. Y para que tu piel esté sana y radiante, solo tienes que contar hasta tres.