Rosalía Arteaga: Hemos retrocedido en el tema de las libertades

rosaliaLa doctora Rosalía Arteaga Serrano (58 años cumplirá el 5 de diciembre), es una mujer que ahora vive de sus viajes, sus actividades en los medios de comunicación, sus conferencias, la fundación FIDAL sus vivencias cerca de la gente, pero sobre todo disfruta a plenitud su etapa de madre de tres hijos todos profesionales y de abuela junto a sus cinco nietos.

Tuvo una actitud deferente para conceder esta entrevista en el programa “PROTAGONISTAS” de radio “Los Lagos”.

¿Puede emitir un comentario crítico de la educación actual?
Yo he sido crítica a una serie de aspectos que se han dado, por ejemplo, se estableció el sistema de quimestres y no encuentro todavía a nadie que me diga en qué beneficia el quimestre en comparación con el trimestre… no hay ninguna razón técnica y lógica para esto.

¿Se alteraron algunas cosas?
Sí, desestabilizaron el tema de las vacaciones familiares, porque ningún papá y mamá tienen dos veces vacaciones al año y los chicos si los tienen, eso complica la situación familiar.

¿Y la situación de los maestros fiscales mejoró?
Ese es otro aspecto. Obligar a los maestros que estén 8 horas en el establecimiento, cuando sabemos que muchas instituciones ni siquiera tienen sala de profesores, ¿cómo les estamos exigiendo quedarse?, ¿para hacer qué?

¿Las escuelas del Milenio son un acierto?
Las escuelas del Milenio deben tener presupuesto para la renovación de equipos y repuestos. Ese tema me preocupa, se habla de cerrar escuelas para aglutinarlas y hacer unos centros educativos mastodónticos.

¿Y los nombres de los personajes de esas escuelas?
Desaparecen. Con la unificación de los establecimientos se están perdiendo los nombres de muchos personajes que son parte de la historia, parte de la cultura, se están perdiendo esas identidades. Yo diría que la Ley General de Educación, en algunos aspectos es hasta inconstitucional.

¿Cree que la libertad individual ha disminuido en el país?
Yo soy partidaria de la libertad de cada persona para tomar sus propias decisiones. En el Ecuador hemos retrocedido en el tema de las libertades y eso lo dicen organismos internacionales que tienen que ver con los derechos humanos, derechos de los periodistas…

Bueno, hay que admitir que hemos cometido errores…
Indudablemente, la prensa sí cometió excesos y de eso todos somos conscientes y debemos reconocerlo, pero de ahí a que se imponga una especie de censura por el temor a lo que pueda ocurrir es complicado, sobre todo para el periodismo investigativo. Es la prensa privada la que ha investigado más que la prensa pública.

Sin embargo, ¿los medios públicos son importantes?
Los medios públicos que tenemos no están muy abiertos a todo lo que quiera la ciudadanía, sino que están muy alineados con las políticas del gobierno de turno.

¿De qué sirven los reclamos si no se hace caso, entonces?
Bueno, algún día harán caso (risas). Yo creo que las libertades son algo inherente al ser humano y creo que los ecuatorianos también hemos sido amantes de la libertad, eso es extremadamente importante.

¿Cree que habrá frutos de Yachay, la ciudad del conocimiento que hay en Urcuquí?
Para el éxito tiene que haber inversión del Estado; segundo, el protagonismo de las universidades y tercero, el apoyo del sector privado que es el que va a usar esos inventos y esos avances de la ciencia. Si no hay esa bases no hay señales de éxito.

¿Se habla de un presupuesto desfinanciado, eso es peligroso para el país?
Ahora se habla de que el presupuesto tendrá que ajustarse a pesar de que ha sido aprobado pero desfinanciado, si consideramos que el precio del barril de petróleo va a bajar. Un presupuesto desfinanciado es camino abierto a una crisis, o si no hay crisis, hay un endeudamiento fatal que algún rato lo tendremos que pagar.

¿Sus heridas se han cerrado?
Yo tengo gratas experiencias de la política. Yo he tenido los principios muy claros… las heridas que me ha dado la vida han sido de otra naturaleza. Perder un hijo, por ejemplo, es una herida muy dura de la que muy difícil me recupero.

Me refiero a la política…
Todo es transitorio, el poder es transitorio, es más, creo que debe ser transitorio, no podemos hablar de tiempos indefinidos porque allí dejaríamos de hablar de democracia.

¿Se refiere al tema de la reelección indefinida?
Yo, al igual que José Mujica, también estoy en contra totalmente de ello. Las personas no podemos creer que somos los únicos que podemos resolver los problemas y para eso tenemos mecanismos que la democracia mismo ha establecido que es la alternabilidad en el poder.

¿Le afectó no haber sido presidenta por más tiempo?
El estado ecuatoriano fue afectado, no solamente yo. Fue una decisión inconstitucional por parte del Congreso, que se supone tiene que defender la Constitución, que tiene que respetarla más que nadie, pero en ese caso se rompió la Constitución y se me apartó a mi de la Presidencia de la República, nombrando un presidente interino, figura que no existe, ni existía.

¿Hubo intereses de por medio?
Interés económico-político porque tal vez yo no era cómoda para ciertos sectores y otro muy grave, el machismo imperante, porque era muy difícil aceptar que una mujer sea Presidenta de la República y General en Jefe de las FF.AA,

¿Usted votó por la Constitución de Montecristi?
Yo no voté por esa Constitución, estaba en desacuerdo con una serie de aspectos que allí se mencionaron.

¿Como qué, por ejemplo?
Uno de los problemas era el exceso de centralismo que es un problema que se está dando ahora. Pero al margen de ello, de que esté a favor o en contra, el pueblo ecuatoriano decidió de que esa es la Constitución que nos debe regir y por tanto hay que respetarla y obedecerla.

¿Es una Constitución mejor estructurada?
Cuando las constituciones se acomodan a las personas, eso es extremadamente grave para un país. Erramos en el Ecuador cuando se cree que las constituciones tienen que hacerse para la coyuntura, cuando en verdad la Constitución no es para la coyuntura, sino para la buena marcha general del Estado.