Robaron las viviendas de sus vecinas

Ibarra. Leonardo Joselo M., de 36 años y Angie Jhadira M., de 20 años, padre e hija, oriundos de Manabí, llegaron a una vivienda en donde habitaban varios arrendatarios en el sector de Cananvalle, específicamente en la calle Las Uvillas.

La mujer vivía junto a sus dos hijos de 2 y 4 años.

Luego de un tiempo el dueño de casa decidió que debían abandonar el inmueble por falta de pago.

A primeras horas del martes empezaron a desocupar el espacio donde habitaban, sin embargo no solo ‘vaciaron’ su departamento, sino dos viviendas aledañas.

Robo. Los sospechosos utilizaron dos taxis para llevar sus enseres y los ‘ajenos’ hasta dos cuartos que empezaron a ocupar en un lugar donde funcionaba una clínica de alcohólicos anónimos, ubicada en el sector de Imbaya.

Una de las perjudicadas identificada como G. P., de 37 años, evidenció que en su inmueble habían forzado las seguridades de la puerta para llevarse un computador de escritorio, un tanque de gas, una televisión, una licuadora, una batidora, un microondas, un equipo de sonido, tres DVD, una máquina de coser y prendas de vestir.

Pasadas las 22:00 del martes arribó a su vivienda M. Q., de 32 años, y se percató que su vivienda también fue invadida por los antisociales bajo el mismo modus operandi. En el sitio el robo fue menor ya que se llevaron una televisión y prendas de vestir.

Operativo. Enseguida denunciaron el hecho a la Policía Nacional y los agentes de la Policía Judicial lograron ubicar a los taxistas que hicieron la carrera a los presuntos antisociales, quienes ayudaron a dar con el paradero de los sospechosos.

Los hoy detenidos fueron sorprendidos mientras dormían junto a todo lo robado y en poder de la mujer se encontró un revólver con cuatro municiones y será juzgada por este delito, además del robo.