Ingresaron a robar en un consultorio jurídico

IBARRA.- El hecho se habría suscitado aproximadamente a las 11:10 del último jueves. Una llamada al ECU 9-1-1 alertó a los servidores policiales sobre un asalto y robo, suscitado en el interior de un estudio jurídico, ubicado en la avenida Cristóbal de Troya. De inmediato los uniformados del Móvil Azaya llegaron al sitio y conocieron lo sucedido.

Sobre lo sucedido
Al llegar al lugar se entrevistaron con dos mujeres de 26 y 23 años de edad, abogada y cliente, quienes manifestaron que mientras se encontraban en la oficina, ingresó un ciudadano con aparente acento extranjero y les mencionó que si puede realizar una consulta, por lo que la abogada le había respondido que esperara un momento.

De inmediato entró otro sujeto cubierto con un pasamontañas y, con armas de fuego, les habrían preguntado dónde está el dinero. La una mujer aseguró que le sustrajeron un celular, un portafolio, 38 dólares y sus documentos personales, mientras a la otra ciudadana se le llevaron un celular y 100 dólares.

Tras robarles sus pertenencias, los delincuentes les habrían ingresado al baño de la oficina. En el sitio dijeron que les golpearon, amordazaron y luego sujetado sus manos con cinta de embalaje, amenazándoles que si salen del lugar, les dispararían. Luego de unos minutos las ciudadanas lograron zafar las ataduras y salieron del baño, pero los sospechosos ya no estaban.

De inmediato se percataron que del sitio se sustrajeron una laptop HP, una laptop Apple y una computadora de escritorio.

Más perjuicios
Según redactaron en el parte policial, minutos más tarde llegó otro abogado a la oficina legal, quien tras conocer lo sucedido, informó a los miembros policiales que del cajón de su escritorio se llevaron 27 000 dólares en efectivo, por concepto de una disolución conyugal de bienes.

De inmediato personal de la Policía Judicial y la Unidad de Criminalística llegó al sitio para realizar el levantamiento de los primeros indicios.
Los agentes investigativos encontraron en el sitio una huella dactilar y enseguida empezaron a revisar las cámaras de videoseguridad del sector, efectuando un paneo, pero no lograron un resultado positivo, por lo que informaron a los perjudicados el procedimiento a seguir, para realizar la denuncia correspondiente ante las autoridades.