Río El Tejar es foco de contaminación en Otavalo

otavaloOtavalo.- En un foco de contaminación se ha convertido el río Tejar. Hasta el momento no se conoce de ningún proyecto para su recuperación, así lo aseguran quienes habitan en las orillas de este afluente que atraviesa la ciudad.

Preocupación. El río nace en Mojanda. Durante su recorrido pasa por algunas comunidades hasta llegar al sur de la ciudad, en donde comienza el daño más grande. Desechos químicos, basura de todo tipo y aguas servidas son arrojadas en su paso por la urbe sarance.

“No es necesario hacer un estudio a fondo para darnos cuenta lo contaminado que está el río Tejar, solo basta ver el color que tiene y los olores fuertes que emana a diferentes horas del día. Tenemos entendido que la empresa textilera que está ubicada al sur de la ciudad tiene una planta de tratamiento con tecnología de punta pero hasta el momento la contaminación del río no ha disminuido”, dijo Pamela Valenzuela, ingeniera ambiental y miembro de la directiva del barrio Punyaro.

Responsabilidad. El cuidado del río es responsabilidad de todos los habitantes del cantón. “En parte tenemos la culpa del estado en que se encuentra esta corriente de agua pero la responsabilidad también es de las autoridades municipales que poco o nada han hecho para conservar este patrimonio natural que, con buena inversión y mantenimiento puede convertirse en un atractivo turístico más de la ciudad”, dijo Luis Ponce, habitante del mencionado barrio.

Malos hábitos. A su paso por la ciudad se pueden observar tuberías de plástico que descargan aguas servidas de algunas viviendas hacia el caudal del río. Cuando el río pasa por el mercado 24 de Mayo, a diario se observa cómo se contaminan las aguas por las descargas de las viviendas del sector occidental de la urbe.

La corriente de agua también pasa por el camal municipal, en donde ya se instaló una planta de tratamiento que, según la municipalidad, permite la descarga de agua bajo los parámetros ambientales permitidos. En el sector no occidental de la ciudad existe una planta de tratamiento en la antigua Fuente de la Salud que según el presidente del barrio Punyaro, Rubén Tabango, no está funcionando.