Riesgos silenciosos

Situaciones muy especiales han sido puestas en evidencia ante las autoridades educativas, autoridades de control y padres de familia. Lo que a nivel nacional se conoció en los medios, sirve como una alerta para frenar lo que puede profundizarse como problema sin solución.

Descubrir que en colegios de la Costa hay estudiantes que en sus mochilas llevan drogas, puede estar expandiéndose silenciosamente a otras regiones como la nuestra. Por ello, conociendo que operativos sorpresa de la Policía Nacional bajo la coordinación de las autoridades de ciertos colegios se han realizado y han permitido descubrir anomalías, es imperioso que el trabajo involucre también a los hogares y a otras instancias de las instituciones educativas. La presencia de armas cortopunzantes y porciones de droga en las mochilas estudiantiles puede convertirse en el inicio de un grave problema con desenlaces que nadie desearía. Los jóvenes están viviendo épocas diferentes en donde las “libertades” mal entendidas pueden crear un gran dolor de cabeza. Mucho cuidado ante un riesgo que está escondido entre los estudiantes y las aulas.