Revela problemas durante su juventud

escenaEE.UU. La actriz mexicana Salma Hayek reconoció que no siempre ha estado segura de su físico, ya que en el pasado llegó a sufrir depresión, debido a problemas de acné y sobrepeso.

Fue muy difícil. La protagonista de “Frida” reveló a la revista estadounidense “Lucky”, que durante su juventud llegó a deprimirse y no quererse mirar al espejo ni salir de su casa, ya que tenía problemas dermatológicos.
En consecuencia, Hayek se refugió en la comida, hecho que llevó a la intérprete de 45 años a subir de peso, lo cual fue un pasaje muy difícil para ella, ya que confesó estar muy pasada de peso y sin dinero para pagar la renta.

Abrió su corazón. Además, Salma comentó que en estos momentos difíciles de su vida contó con el apoyo del director de cine Alfonso Cuarón, quien la exhortó a seguir un tratamiento para su problema.
Acerca de los métodos cosméticos, la actriz mencionó que se ha visto tentada a utilizar botox, pero que ha desistido cuando analiza los efectos que este procedimiento tendría en su cuerpo.
Para finalizar, la también productora destacó que aunque en la actualidad no ha vuelto a sufrir, se preocupa mucho por su alimentación para no volver a padecer de estos problemas que la aquejaron en su juventud.

Quiere estar guapa para su marido. A la artista latina siempre le ha gustado la moda, aunque admite que sus espectaculares estilismos también responden a un intento de mantener la pasión en su matrimonio.
Salma se casó hace tres años con el empresario François-Henri Pinault, y está tan enamorada de él que quiere complacerle sacando todo el provecho posible a su belleza.
“Él me inspira y me siento halagada cuando me ve guapa. Hay hombres que no se preocupan por cómo visten sus parejas, pero François es muy detallista y aprecia cuando me preparo para él”, admitió en la revista Lucky.