Reuniones de trabajo para ejecución de sentencia se realizaron en el caso Juliana Campoverde

Luego de tres solicitudes por parte de la familia de Juliana al Ministerio de Gobierno desde diciembre de 2020, se concretaron cuatro reuniones de trabajo gestionadas por esta entidad estatal para definir la hoja de ruta de la ejecución de la sentencia y el cumplimiento de las diferentes medidas de reparación integral. Así lo informó  INREDH (Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos) a través de un boletín.

En el mismo se explica que las instituciones estatales responsables de dicho cumplimiento se comprometieron a retomar la búsqueda del cuerpo de la joven desaparecida en 2012, la habilitación del programa de recompensas, ser el canal para gestionar la elaboración y colocación de la placa a la memoria de Juliana cuyo responsable es la Iglesia Evangélica Cuadrangular, entre otras.

Dentro de la sentencia emitida por el delito de secuestro extorsivo con resultado de muerte de Juliana Campoverde en contra de Jonathan C., y ratificada por la Corte Nacional, tras la declaración de inadmisibilidad del recurso de casación interpuesto por la defensa del acusado, se encuentran las medidas de reparación integral, emitidas tanto en primera como en segunda instancia, entre ellas, garantías de no repetición de los hechos para los familiares de Juliana.

Es más, el 11 de febrero de 2021, el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha  emitió la providencia que notifica el inicio de la ejecución de la sentencia y reiteró la obligatoriedad del cumplimiento de las ocho medidas de reparación dictadas, mediante la notificación escrita de la ejecutoria de la sentencia.

Para esto, en la primera reunión que se mantuvo con el Ministerio de Gobierno se establecieron las diferentes acciones que se habían gestionado. A partir del segundo encuentro, se organizó una reunión con la Dirección de Delitos Contra la Vida y Personas Desaparecidas (DINASED), para coordinar la búsqueda de los restos de Juliana, donde se acordó que esta institución realizará intervenciones en la quebrada de Bellavista y en otros lugares; además, ratificó que la búsqueda es de carácter indefinida, ya que se realizará hasta que se dé con el paradero.

El representante del Ministerio de Gobierno que también estuvo presente, informó acerca de la habilitación de un programa de recompensas para obtener información de Juliana; el representante aclaró que no existe un programa de recompensas de esta característica, sin embargo, está trabajando en propuestas para implementarse.

También se realizó una reunión con la Secretaría de Derechos Humanos por las medidas de reparación que tienen relación con la Iglesia Oasis de Esperanza, la prohibición de su nombre en las entidades religiosas y el Registro Nacional de Pastores y Pastoras. Aquí se manifestado que se han encontrado varias irregularidades en este proceso, por lo que la Secretaría presentaría un informe y haría los seguimientos correspondientes, así como tomar las medidas respectivas.

Y como parte de la reparación simbólica a la memoria de Juliana, la Iglesia del Evangelio Cuadrangular del Ecuador deberá colocar una placa en el lugar donde Elizabeth Rodríguez vio por última vez a su hija, para ello, en otra de las reuniones, se determinó con representantes de la Fiscalía, que son el canal de comunicación con la Iglesia responsable de cumplir esta medida, en qué lugar se colocaría la placa. Estos trámites ya se empezarían a realizar en coordinación con el Municipio de Quito, para la elaboración y colocación de esta placa.

Pamela Chiriboga, coordinadora del área jurídica de Inredh, calificó a estas reuniones como productivas, ya que han llegado a acuerdos con las distintas instituciones para la implementación de la agenda; no obstante, “existen algunos acuerdos a los que hay que dar debido seguimiento, aún falta conocer a la totalidad de funcionarios públicos que estarían a cargo de la implementación de la sentencia, y poner en práctica lo dicho en las reuniones.

Finalmente, Cririboga recalca que estas reuniones no solo servirán para el caso de Juliana Campoverde, sino para iniciar el camino que tengan que recorrer los casos de personas desaparecidas en Ecuador, en el caso de llegar a una sentencia de esta naturaleza.

“La Fundación Inredh, como patrocinadora del caso, se mantendrá vigilante de que se cumpla a cabalidad la sentencia por los 8 años sin Juliana”, especificó la jurista.

Ahora se espera la reunión con el representante del Ministerio de Gobierno y con la DINASED nuevamente, para ver cómo han avanzado los acuerdos en las semanas transcurrida