Retiran equipo a fiscal ecuatoriana por investigar al Fiscal General

fiscalQuito.- La fiscal ecuatoriana Thania Moreno, que se dio a conocer el año pasado por sus pesquisas en una de las tramas del caso Odebrecht, ha denunciado hoy que le han retirado a casi todo su equipo de investigación, supuestamente, por abrir causa contra el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno.

En una rueda de prensa en la Fiscalía Provincial de Pichincha, de la que es titular, Moreno, también fiscal subrogante de Baca, afirmó que se ha quedado casi sin personal jurídico ni policial, y que ello se debía a órdenes superiores.

Moreno dijo que hasta ahora tenía a su disposición “cuatro fiscales, tres secretarios y un asistente (..), más dos funcionarios”, y que “en febrero” le habían dejado a su disposición “sólo a tres funcionarios”.

Y que contaba también hasta ahora con el apoyo de 26 policías para sus investigaciones, de los que no le han dejado quedado ninguno.

Los funcionarios fueron “trasladados” por la directora de Talento Humano de la Fiscalía, y los policías por el Ministerio del Interior, señalaron a Efe fuentes próximas al caso, una decisión que atribuyen a la reciente apertura de una investigación contra Baca por un presunto delito de peculado (malversación de caudales públicos).

Como fiscal subrogante -“obligada por ley”, a decir de las fuentes-, a mediados de enero Moreno abrió expediente ante una denuncia por un supuesto informe con indicios de responsabilidad penal cuando el fiscal general se desempeñó como presidente de la “Comisión 30S”.

Esa comisión investigó los hechos ocurridos el 30 de septiembre de 2010, cuando una protesta policial por razones laborales fue interpretada por el anterior gobierno de Rafael Correa como una intentona de golpe de Estado.

A raíz de esos hechos, que aún siguen en disputa, el régimen correísta intensificó el acoso a medios de comunicación y periodistas a los que acusó de haber sabido de antemano acerca del presunto golpe.

El pasado día 5, a raíz de la investigación preliminar y reservada del caso, la fiscal comunicó que no descartaba otros delitos por parte del fiscal general.

Desde entonces, su equipo ha ido disminuyendo, según Moreno, quien aseguró que se ve despojada de las herramientas para seguir adelante con ésa y otras investigaciones.

“Simplemente estoy poniendo en conocimiento los hechos que han sucedido en el despacho provincial de Pichincha. Y lo que estoy pidiendo es que me dejen trabajar conforme dice la constitución”, afirmó Moreno en la rueda de prensa.

En base a méritos propios en exámenes de clasificación, Moreno fue nombrada fiscal subrogante en mayo del año pasado por una comisión de la Judicatura, y por ley es independiente en su trabajo de los otros fiscales e incluso del fiscal general.

A pesar de insistentes peticiones por parte de periodistas, locales y extranjeros, la Fiscalía General del Estado ha declinado responder a las acusaciones de Moreno.