Respeto a la libertad

Sin duda alguna, final de impacto, conclusiva lectura de lo que realmente acontece en el país. Empate técnico a todas luces.

Empate técnico horroroso producto del desequilibrio, abuso y sobre todo de la desigual y desmedida campaña emprendida desde el poder con la única finalidad de obtener un resultado que les permita seguir soñando que la gente cree en una gestión sincera.

No es así, no hay tal revuelta, la gente ha reaccionado como debe, la mitad de los sufragantes ha dicho claramente que disienten con la forma de hacer política por parte del régimen transitorio actual.

El poder es efímero. Como siempre, minimizan los resultados soslayando, evitando y eludiendo la verdad. Obligatoriamente deben enfrentarse a un nuevo momento político que vive la nación. Las democracias se construyen con absoluto respeto y eso aquí no existe. Consideran que restando importancia a lo acontecido podrán comportarse igual que lo han venido haciendo. No, la equivocación es ingenuamente audaz. La gente que trabaja diariamente por el progreso del país está totalmente convencida de que la mentira, el insulto, la ficción de la propaganda, el desprecio y el agravio no van más. Irrefutable, la convocatoria oficial para cambiar el “actual modelo” les ha dado a conocer a las claras que quienes deben cambiar son ellos. La verdad sea dicha, el Ecuador y sus habitantes necesitan una propuesta diferente. Hace falta humildad, transparencia, hace mucha falta respetar a las personas e instituciones. El extremismo no tiene cabida en una sociedad que desea prosperar con esfuerzo. La realidad actual determina que es improcedente la dadiva, el ofrecimiento con fines políticos y la campaña sucia. La situación actual de la nación obliga a madurar políticamente y a emprender en un esfuerzo conjunto para desterrar todo signo de corrupción en todos los ámbitos. 

 Ramiro Bucheli Proaño
rbucheli1@hotmail.com