Requisa provocó la furia de reos en el CRS-Ibarra

Ibarra. La requisa realizada en la celda Atenuados Bajos, ejecutada la noche del último jueves, casi termina en amotinamiento en el Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra.

Miembros de la Policía Nacional, Fiscalía de Imbabura y personal del centro carcelario, encabezaron el accionar que tenía como objetivo decomisar artículos prohibidos dentro de la celda.

Cuando ingresaron al sitio específico, ubicado en el patio posterior del centro, encontraron tres teléfonos celulares, siete accesorios telefónicos, 10 objetos cortopunzantes, una cuerda y tres pipas de fabricación artesanal.

El privado de libertad Jhon Jairo M., de nacionalidad colombiana, fue aprehendido como sospechoso de ser el propietario de un celular. Todas las evidencias decomisadas fueron levantadas y trasladadas hasta la bodega de la Policía Judicial de Imbabura.

Problema. Cuando concluyó la requisa a los internos de la celda Atenuados Bajos, los agentes policiales intentaron también intervenir en la celda 3, ubicada junto a la entrada del centro de reclusión, sin embargo los internos de dicho espacio, impidieron cualquier tipo de operativo y empezaron a insultar a los miembros policiales.

Los que pudieron se acercaron a la pequeña puerta de rejas y agredieron verbalmente a los uniformados. Extraoficialmente, por testimonio de internos del centro carcelario y de testigos de la intervención, se conoce que los privados de libertad arrojaron restos de ladrillos, heces fecales, orinas y desperdicios a los miembros del orden, todo con tal de interrumpir el control en el sitio y los uniformaron arrojaron bombas lacrimógenas, que aumentaron la furia de los reos.

Diario EL NORTE se comunicó con Jaime Yacelga, director del centro carcelario, sin embargo manifestó que no se encontraba laborando, ya que tuvo una calamidad doméstica que se estaba atendiendo de forma personal.

En el reporte policial se detalla únicamente la intervención en la primera celda, pero no lo sucedido cuando ya se disponían a abandonar del lugar.

Sin embargo, es un ‘secreto a voces’ lo que habría sucedido en el centro, que ha sido uno de los pocos en donde no se han registrado incidentes graves, luego de que el presidente, Lenín Moreno, decretó el Estado de Excepción en el sistema carcelario, el 16 de mayo.

Desde esta fecha en la cárcel de Ibarra se registró una fuga, una intoxicación masiva y una presunta gresca entre internos. En ninguna de las tres situaciones las autoridades del sitio emitieron pronunciamientos.

Los internos del pabellón Atenuados Bajos fueron sacados a uno de los patios durante la requisa.
Los objetos prohibidos incautados durante la requisa, fueron trasladados, baja cadena de custodia, hasta la Policía Judicial.